Yeguas conocidas reducen el estrés del destete

El destete en caballos ferales

En estado feral los caballos,, normalmente son destetados sobre los 9 meses de edad, coincidiendo con un nuevo parto de la yegua. Algunas yeguas que tiene que parir en primavera suelen destetar su potro del año anterior en invierno, pero la mayoría de ponis en la New Forest destetaron sus potros solo unos días o semanas antes del parto. (Tyler, 1972). Joel Berger (1986) en su estudio de los caballos de la Great Basin, observó que la mayoría (85%) de potros se destetaban sobre los 9 meses, y de estos el 90% no se vuelven a ver mamando durante el transcurso del estudio. Encontró también una correlación interesante entre la edad de destete y el historial y estado reproductivo de la yegua. Es decir, algunas yeguas destetaron sus potros a los 16 meses, y ninguna de estas parió el último año.

El destete natural es un proceso gradual en el cual las yeguas van limitando el acceso a la ubre de los potros y por tanto gradualmente estos aprenden a depender de otras fuentes de alimentación. La limitación impuesta por la yegua puede ser la de irse o evadir el potro, o incluso amenazándoles. Los potros a su vez han desarrollado tácticas para conseguir su fin de amamantar, algunos utilizan el bloqueo; colocándose literalmente delante y perpendicular a la madre quien es obligada a parar, el potro avanza rápidamente y con destreza empuja su cabeza bajo la ubre. Algunos utilizan una táctica descrita por Keiper (1985), donde los potros efectúan un “con job” o engaño, convencen a la madre para comenzar acicalamiento mutuo y se va posicionando cada vez mejor hasta que una vez más el hábil potro lanza su cabeza y golpea la urbe de su madre.

En estado feral los caballos aun siendo destetados no suelen sufrir de una separación forzada. En la New Forest, Tyler (1972) observó como aun habiendo sido destetados la mayoría de potros se quedaban cerca de sus madres hasta maduración sexual. Las potras suelen dispersar de su banda natal en cuanto les entra el primer celo y de estas 81% no vuelven a su banda después del primer cortejo. Los potros suelen juntarse con bandas de solteros con quienes habían sido expuestos anteriormente (71%), o son expulsados por los sementales en cuanto los potros llegan a la pubertad, sobre 18 meses. Sin embargo parece que tanto potros como potras pueden ir y venir de su banda natal, quedándose a veces días y semanas separados de la banda natal antes de irse definitivamente.

El destete en caballos domésticos

En las prácticas domesticas la situación es claramente diferente. En la todavía mayoría de casos los potros son separados de las madres a muy temprana edad y de una forma repentina.

Nuestras prácticas tienen consecuencias dramáticas tanto para las yeguas, a quienes les interrumpimos su programa evolutivo además de cambiar radicalmente su estilo de vida y prioridades, y a los potros, a quienes como mínimo les eliminamos una fuente de alimento y el apoyo de una estabilidad y seguridad emocional. Como dice Lucy Rees (1986); Un potro aislado y recién destetado se encuentra consternado, asustado y solo.

Un punto muy importante del siguiente estudio, y uno que seguramente la mayoría ya saben, es que el destete produce estrés al potro cual sea la forma que hagamos las cosas. Se trata pues de encontrar la forma en la cual sufren menos estrés e ir afinando nuestros conocimientos para mejorar nuestras prácticas.

Vista rápida del estudio

Behavioral and physiological responses of young horses to different weaning protocols: A pilot study.     
Erber R, Wulf M, Rose-Meierhöfer S, Becker-Birck M, Möstl E, Aurich J,                     Hoffmann G,  Aurich C.                    
Graf Lehndorff Institute for Equine Science , Neustadt (Dosse) , Germany.               Stress. 2011 Aug 29. [Epub ahead of print]

El equipo de Dra. Christine Aurich de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena, encontró que la manera en que el destete ocurre puede tener un efecto dramático sobre el tiempo necesitado por el potro para recuperarse del shock producido por dicha separación.

El grupo de investigación de Christine Aurich,  experimentaron tres maneras de destete con tres diferentes grupos de potros;

Grupo A – potros sometidos a un shock repentino y fueron separados de todas las yeguas de golpe, dejándoles solos.

Grupo B –  potros también separados de sus yeguas de forma repentina, pero esta vez se quedaron con ellos dos yeguas sin parentesco, pero que estuvieron con los potros desde su nacimiento hasta la conclusión del experimento.

Grupo C – potros gradualmente separados de las yeguas. Se fue sacando dos yeguas cada día durante tres días.

Los niveles de hormonas de estrés (cortisol)en la saliva de los potros y la variabilidad del latido del corazón (HRV) se utilizaron para medir los niveles de estrés con las siguientes conclusiones:

  • En todos los potros encontraron niveles de hormonas en saliva (cortisol) similar a los encontrados en caballos siendo transportados, indicando un alto grado de estrés.

  • Los niveles de hormonas no dependían del método de destete; todos sufren estrés y todos perdieron peso después del destete.

  • Sin embrago, encuentran diferencias significativas en el tiempo que tardan los potros en acostumbrarse a la vida sin la madre.

  • Los potros de los grupos A y C  tardaron más tiempo que los del grupo B en recuperar peso.

  • También se observo que los potros de los grupos A y C, pasaron mucho más tiempo que los del grupo B relinchando y caminando arriba y abajo, supuestamente buscando las madres.

Notas del autor

Claramente, hagamos lo que hagamos, el destete produce estrés en potros y yeguas. Hasta ahora han sido mayoría los que destetan sus potros a los 6 meses de edad. Los potros destetados muchas veces los juntan en grupos compuestos de potros de la misma edad. Se crea pues una congregación de animales estresados, algunos sin duda llevaran las secuelas el resto de su vida.

La Dra. Marthe Kiley-Worthington (1987) va mas allá en considerar la importancia de la experiencia temprana y sugiere como muchos otros científicos que el trauma causado durante el destete crea una base para el comportamiento anormal y también la de conductas antisociales. El proceso de destete está identificado y asociado con estrés potencial tanto psicológico, físico y nutricional (Waran et al, 2007) y es un tema de preocupación en el bienestar de los caballos. No es de extrañar ya que para el potro la privación maternal que conlleva un cambio radical en su dieta, además del aislamiento social y fuerte cambio de su entorno. Pero no acaba aquí el tema sino que también muchos sufren un incremento del manejo humano en este periodo.

Sigue habiendo un abismo entre lo que sabemos, lo que se ha experimentado científicamente, y las practicas actuales en el destete de potros. Me alegra sin embargo que los estudios científicos y cuantitativos nos indica claramente que si queremos entender como destetar potros de la forma mas saludable tenemos que seguir observando cómo los caballos ferales y incluso los équidos salvajes lo hacen en estado de libertad:

Gradualmente y a la edad conveniente (a partir de los 8,5 meses), sin ser separados de la madre o como mínimo dejarlos en compañía de otros 

Horsetalk article October 6, 2011 – Familiar mares can help reduce weaning stress – study

Horse.com article by: Christa Lesté-Lasserre October 03 2011-  Study: ‘Nanny’ Horses Reduce Weaning Stress for Foals

One thought on “Yeguas conocidas reducen el estrés del destete

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s