Entendiendo a los caballos

Click for english version

Es necesario un conocimiento básico sobre el comportamiento de caballos si vamos a proporcionarles un entorno doméstico seguro y saludable, en nuestra compañía. Los caballos han sido domesticados en todo el mundo durante muchos siglos, y existe gran cantidad de información fácilmente disponible sobre diferentes prácticas o procedimientos recomendados para obtener algún objetivo previsto.

A pesar de miles de años de domesticación y el resultante “especialización” de los caballos para trabajo u ocio a través de la cría artificial, los caballos siguen conservado sus características de comportamiento naturales y programas evolutivos.

No es de extrañar que surjan conflictos entre nuestros esquemas de mantenimiento o formación y los programas naturales para estos grandes herbívoros sociales no rumiantes, con demasiada frecuencia estabulados, aislados y alimentados con una dieta inadecuada basada en concentrados.

Además su manejo y entrenamiento son con frecuencia a través de tácticas coercitivas y restrictivas que se basan por lo general en unas nociones de dominación que sólo tienden a empeorar las cosas, con estrés o depresión como resultado final.

Caballos resienten demostraciones de autoridad. Ellos han evolucionado para reconocer rango sólo en las disputas por recursos como el alimento y el agua. Por lo general evitan situaciones aversivas o desagradables y son muy cuidadosos de los depredadores-su mayor temor es ser atrapado por otro ser. (McGreevy, 1996)

Joel Berger (1986), en una de las obras etológicas más completas sobre caballos salvajes, señaló que durante su estudio 6 años, los sementales solían ser agresivos con otros machos, pero la dominancia era discernible en menos del 5% de todas las interacciones y que más del 98% del su tiempo anual (yearly time-budget) se emplean en actividades no agresivas. Además, sus estudios concluyeron que la “dominancia intrabanda (o intragrupo) parecía ser de poca importancia para las yeguas.

Últimamente se ha hablado mucho sobre la importancia de la aplicación de conocimientos sobre comportamiento equino en su mantenimiento y doma, sin embargo las instalaciones (ambientes artificiales) todavía no están diseñados en consonancia con las necesidades evolutivas de los caballos, ni tampoco las técnicas de entrenamiento aseguran generalmente el bienestar del caballo en cuestión.

Es de lógica común y un hecho científico que para no solo garantizar el bienestar de los caballos, pero inculcar condiciones para su bienestar individual, habría que permitir que los caballos vivan en la mayor medida posible en nichos para las cuales habían evolucionado y que faciliten su adaptación a las muchas restricciones impuestas por la domesticación.

Tradiciones ecuestres que tienen su base en el establecimiento de una relación de cooperación con el caballo, parecen aproximarse más a las relaciones sociales que se ven en una sociedad equina viviendo sin las ataduras domésticas. (Goodwin, 1999)

Hoy en día encontramos caballos salvajes/asilvestrados en hábitats muy diferentes de todo el mundo. Los caballos se han adaptado a la vida en islas, desiertos, montañas y en las llanuras. A pesar de estas adaptaciones y las impuestas por la domesticación, debemos seguir considerando que han evolucionado, y son caballos.

Enjaular caballos

Click for english version

La práctica habitual en el mundo del caballo dicta que los caballos sean estabulados, provistos con comida, agua y un lugar para descansar. Este requisito minimalista para mantener caballos estabulados es un factor limitante para la expresión de los repertorios de comportamiento normales de caballos, que sin duda, pone en apuros el bienestar de los animales.

La cuadra, donde se confinan habitualmente caballos, por lo general son pequeños compartimentos. Compartimentos pequeños para confinar animales se conocen como jaulas.

Hasta las cuadras más lujosas son meros compartimentos para animales, entornos desprovistos de estímulos, donde los caballos son incapaces o no permitidos interactuar con otros de su especie, y tampoco pueden llevar a cabo actividades que desempeñarían si estuvieran en estado salvaje o un entorno enriquecido.

Esto puede ser bastante difícil de digerir para la mayoría de “monos desnudos”, ya que nuestra historia natural es muy diferente a la de ellos. Con las mejores intenciones les protegemos de las inclemencias, les alejamos y les mantenemos alejados de otros caballos para que no se lesionen entre ellos, encerrándolos por su supuesto bienestar, y nuestra propia tranquilidad. Nos esforzamos por darles de comer el mejor alimento de calidad, por lo general las cosas caras, basándonos en consejos de los profesionales, o simplemente siguiendo la excusa menos critica de “Siempre se ha hecho asi!”

El confinamiento en jaulas, corrales o incluso acuarios en la mayoría de los casos impide que los animales incurran en comportamientos exhibidos cuando se vive en condiciones más en acorde para la especie, y sabemos bien que esto puede causar sufrimiento y malestar.

Últimamente ha habido un gran interés en mejorar la calidad de vida de los animales en cautividad y domésticas que han llevado al desarrollo de enriquecimiento ambiental, que a su vez ofrecen estímulo y oportunidades para expresar comportamientos específicos de cada especie.

Un ejemplo del padre de Zoo Biología, Heini Hediger (1955), fue un enriquecimiento que proporciona en el Zoo de Zurich a las cebras en cautiverio. Durante uno de sus viajes a África, se dio cuenta de que muchas cimas de las termiteras habían sido pulidas. Heidiger, descubrió que las cebras venían a frotarse en estos montículos como parte de sus actividades de aseo personal, hasta dejarlas lisas.

En el recinto de la cebra en el parque zoológico de Zurich,  se instaló una imitación de termitero hecho de cemento y las cebras empezaron a frotarse con mucho entusiasmo y acabando derribar el montículo de cemento. Una vez que se reforzaron estos montículos improvisados, Hediger informó que el montículo “ha estado en uso diario desde entonces” (Hediger, 1955).

Ernst Inhelder, otro zoólogo suizo, estudió especies manteniendo animales aislados en recintos empobrecidos o estériles. Inhelder, señaló que los animales criados en esas condiciones desarrollan conductas y actividades sin sentido, repetitivos, y estereotipiados.

Se llevaron a cabo estudios similares en animales de laboratorio y, por ejemplo, se encontraron que los conejos movían la cabeza de lado a lado, mordían los barrotes o caminaban en círculos. (Morton et al., 1993). Lo mismo puede decirse para las aves (Morris, 1966), los carnívoros (Fox, 1986), roedores (Baenninger, 1967; Wiedenmayer, 1987;. Würbel et al, 1998;. Callard et al, 2000; Reinhardt y Reinhardt, 2001) y primates (Erwin y Deni, 1979; Poole, 1988; Harris, 1989).

En un intento de mejorar las condiciones a través de incrementar el tamaño de la jaula, Galef y Durlach (1993), así como Bayne y McCully (1989), encontraron que el tamaño de la jaula no reduce necesariamente la estereotipia. Esto es de esperar, ya que es el medio ambiente empobrecido que pueda ser la causa de los estereotipos y no sólo el tamaño de la jaula.

Cuadras abiertas, o mini paddocks se han aprovisionado recientemente en muchos centros de equitación, precisamente en un intento de enriquecer la vida de sus caballos. Estos compartimentos abiertos muchas veces siguen siendo estériles y carecen de enriquecimiento, sobre todo de la clase social. Pero son mejor que una patada en el culo!

Una estereotipia es un ritual  repetitivo de comportamiento que no tiene ninguna función aparente. Aquí una cita de Katherine Houpt:

“Durante años, hemos llamado a comportamientos como estos vicios de cuadra.” Denominar estereotipias,  “vicios” no es acertado  de acuerdo con los avances en investigación científica. Por otra parte, sin duda lo que nos indican estereotipias, es que no son realmente malos hábitos per se, sino simplemente las reacciones de los caballos que no están recibiendo lo que necesitan. Podéis leer más siguiendo este enlace: Stable Vice or Stereotypie?

A pesar de la domesticación, los animales conservan en gran parte el repertorio conductual básico de sus contrapartes salvajes. Hay poca evidencia que sugiere que el proceso de domesticación haya resultado en la pérdida del repertorio de comportamientos específicos de la especie (Price, 1999), como tampoco los patrones motores básicos (Scott y Fuller, 1965; Hale, 1969; Miller, 1977).

“Los animales domésticos son a veces provistas de un medio ambiente que es físicamente similar al hábitat de sus ancestros salvajes. Adaptaciones fisiológicas y de comportamiento a ese entorno se lograrán fácilmente. Muy a menudo, sin embargo, el ambiente de cautiverio no coincide con el ambiente ancestral y la adaptación es desafiada. “(Price, 1999)

No es de extrañar que cuando estos animales se sacan fuera de sus confines “aburridas”, aislados y más bien estériles, la mayoría reaccionan a los estímulos novedosos con comportamiento temeroso o agresivo. Parece que los caballos “(…) muestran un aumento compensatorio en la actividad cuando se libera de sus puestos de estabulación (Houpt et al., 2001).

El aislamiento social es una experiencia inquietante para los caballos, y los sujetos aislados muestran las reacciones de estrés de comportamiento y fisiológicas (Mal et al., 1991).

Es a la luz de toda la exposición anterior que debemos tener en cuenta que los caballos confinados o aislados en ambientes estériles, tales como las cuadras en batería convencionales o jaulas no son suficientes para proporcionar el bienestar y favorecer comportamientos más deseables, ya que no pueden realizar la mayoría de sus comportamientos específicos de especie tales como; huir, las relacionadas con comportamiento social, explorar el medio ambiente, incluso pastar o caminar.

Al final, realmente depende de ti si decides enjaular tu caballo, o no.

Boqueando a “alphas” y la sumisión en caballos

Click for english version

El articulo “Snapping at “Alphas” and submission in horses” ha sido libremente traducido al castellano por Manja de Les Vinyes, Gracias!

Traducido libremente tambien al sueco por Djurensratt: Snappa åt ledaren – om underkastelse hos hästar. . Gracias!

__________________

Los seres humanos tienden a tener una comprensión estereotipada de cómo se comportan los caballos, lo que probablemente se debe a la increíble cantidad de bagaje cultural acumulado a través de milenios de relacionarse con ellos. Cuando hablo de estereotipias humanas en respeto al caballo , me refiero a esas prácticas incuestionadas que son perjudiciales para su mantenimiento y manejo.

Jinetes de todas las clases sociales, disciplinas y disposiciones, parecen estar a favor (aún) de la idea de establecer rango entre ellos y los caballos con los que interactúan.  Innumerables comportamientos no deseados son aparentemente resueltos tan pronto como el caballo sabe quién es el jefe. No me malinterpreten, no tengo nada en contra de los diferentes enfoques de la equitación, ya que la mayoría han ayudado a alguien o su caballo, o incluso ambos, para una mejor relación, y eso es una cosa buena.

Sin embargo, es una pena que tantos buenos entrenadores no se toman el tiempo para entender qué es de lo que realmente están hablando. Yo no voy a discutir, si “Alphas” existen realmente o no, las circunstancias y los ambientes varían mucho, suficiente para producir la así llamada posición alfa en grupos, a veces se ve claramente en el ámbito doméstico (restringida). Animales alfa son por lo general los déspotas (dictadores), y estoy seguro de que la mayoría, pero no todos, los que participan en los caballos en realidad no pretenden obtener esta etiqueta.

Cuando se separan los hechos de la ficción, y quién es responsable de garantizar que la información que se proporciona a los demás, es por lo menos realista, o incluso justificado en contraste con el conocimiento acumulado a lo largo de los años?

Pocos biólogos, etólogos, o ecólogos comportamentalistas han estudiado realmente los caballos en estado de libertat, o lo que puede significar. Una de las razones de esta falta de interés se debe probablemente a que los caballos se han extinguido en los hábitats en los que se han desarrollado, junto con la dificultad de trabajar en el campo. Pocas populaciones de esta  presa tienen en realidad predadores cazandolos, y esto por sí solo plantea muchas preguntas que necesitan respuestas, sobre todo en lo que se refiere a la dinámica social, y cómo influyen los depredadores en la cohesión del grupo.

Los caballos son sociales por muchas razones, pero la principal justificación de la socialidad es que los beneficios de bienestar social son mayores que los de ser solitario. Cooperación en los caballos se ha pasado por alto, y el enfoque se ha colocado en un subproducto de los grupos cooperantes: agresión intragrupo y jerarquías de dominancia.

foal snapping at pinxo fsw
Siguiendo cualquier definición que puede ser descrito, es evidente que para alcanzar tal posición  en cualquier grupo,  una serie de variables ambientales, incluyendo las interacciones con sus congéneres,  tendrán que siempre ser asi. Por ejemplo, la competencia por los recursos, donde el alfa o “top dog” tiene derechos exclusivos sobre todos los demás en su grupo, está limitada por las restricciones ambientales. Los caballos, en condiciones de vida libre no suelen competir por la hierba que crece en todas partes,  sería una pérdida de tiempo y energía. De hecho, en uno de los estudios más completos sobre los caballos en Granite Range por Berger y colaboradores (1986) tenía esto que decir acerca de la importancia de las jerarquías de dominancia:

“Tradicionalmente se ha pensado que a través de la agresividad los caballos pueden  alcanzar un alto rango y el acceso a los recursos alimentarios limitados (revisado por Wittenberger, 1981). Esto no parece ser el caso entre las yeguas de Granite Range”.

“(…) Incluso en primavera, cuando la comida era muy limitada y el nuevo crecimiento vegetativo aún no había comenzado, se produjeron muy pocas peleas por la alimentación.”

“Si la dominancia confiere beneficios reproductivos en caballos femeninos, algunos efectos de dominancia deben ser discernible. Durante el período de estudio no sugieron correlatos claros entre el éxito reproductivo y la dominancia “(Berger, 1986: el énfasis es mío)

“(…) Más del 98% del tiempo anual de un semental se gastó en actividades no agresivas.”

Berger (1986), quien fue el responsable de este estudio de 5 años de los caballos en Granite Range, habla con claridad suficiente sobre los caballos salvajes de la Great Basin: Competencia Social y tamaño de la población. (Recomiendo el libro a todos!)

En un ambiente menos “naturalista”, como en paddocks o corrales, nosotros sin embargo vemos caballos intentando, a veces sin cesar, controlar los recursos focales como cubos de alimentación, pilas de heno, bebederos, depósitos de sal, etc.

“En condiciones naturales, es raro ver una agresión abierta o un solo individuo controlar un recurso limitado. Sin duda, en condiciones naturales, caballos rara vez tienen el equivalente de un individuo alfa dentro de una banda o una banda alfa dentro de una manada. Más bien suele haber un orden más complejo, menos lineal, con la división de los roles de liderazgo y defensa jugados por una serie de individuos  y, a veces alianzas que se abren a la acción en función de la situación “(Sue McDonnell, 2003 -. El pp etograma Equid 21 -22)

Estoy totalmente de acuerdo con la declaración anterior del Dr. McDonnell y los hallazgos de Berger (1986), más arriba. También estoy de acuerdo en que, en condiciones de vida libre, la belleza o trastorno del orden social, esta empapado de estrategias de vida variables que generalmente están limitadas por un entorno doméstico.

Al parecer, muchos observadores extrapolan sus conocimientos y experiencia de un ámbito doméstico a una situación “salvaje”, y esto es en mi opinión nunca mejor expresado que por Stephen Budiansky (1977):

“Los caballos han sido envueltos en sueños humanos, mitos, ambiciones y sentimientos durante tanto tiempo que la historia que hemos llegado a creer, a menudo no es más que un reflejo distorsionado de nuestros propios deseos, y luego no siempre nuestros deseos más nobles.”

“Los mitos que el hombre ha atribuido a los caballos, y los motivos que imputan a la misma, siguen constituyendo un conjunto de valores inconscientes y a menudo supuestos, no examinadas sobre la naturaleza equina”.

https://equilibregaia.files.wordpress.com/2013/03/moving-away-snapping.jpg

Dejemos el tema  del caballo alfa, vamos a ver otra cosa desconcertante para algunos, incluyéndome a mí mismo, que se puede encontrar en lo que se denomina con frecuencia la sumisión en los caballos. Continuando con nuestra creación de esas historias que harían Rudyard Kipling orgulloso, nos topamos con otro término que se utiliza a menudo, pero nunca se explicó.

Dicen que supuestamente hay  un “top dog” en todos los grupos de caballos, por lo menos aquellos que desean que así sea, y por tanto debe entonces existir  también lo contrario: el “underdog”, el feo/débil  de la camada o individuo sumiso.

Una gran cantidad de domadores de caballo venden métodos en los que se enseña al hombre a ganar la posición que un caballo dominante tendría dentro de su banda. Con los gestos, el contacto visual, agitando bolsas de plástico, la posición del cuerpo, todo se utiliza para comunicar nuestras intenciones de ser “Alpha” en nuestra manada de dos. La mayoría de estos procedimientos se basan en algo que por lo general no se materializa, tan intensamente que podemos intentar, nos encontramos en la espera de un gesto de sumisión del caballo.

Un vistazo rápido a través de la literatura científica sobre el comportamiento del caballo, lo deja a uno perplejo en cuanto a lo que estos gestos son en realidad, o incluso si es que existen …. oh pero deben. Sin embargo, como  Sue McDonnell señala, en los debates académicos científicos sobre este tema revelan que “(…) la sumisión de una especie  como el caballo significa la retirada o escape.” (McDonnell, 1993).

En lugar de esperar la retirada de los encuentros agresivos o amenazantes, una serie de gestos y posturas de la cabeza tienen el propósito de llamar la atención sobre la preparación del caballo en la aceptación de nuestro liderazgo auto-proclamado, alfa o estado de superhombre. Bajar la cabeza, morderse los labios y una serie de otros gestos han sido retratados como indicativo de la sumision, pero lo son realmente?

Tenemos dos consideraciones con respecto a la sumisión digna de contemplación, uno de los cuales es retirada sumisa (McDonnell, 1993), también conocido como mirar hacia el otro lado / dar la espalda (Feist, 1971) o huida (Houpt y Wolski, 1982). Este retiro llamado sumiso, está catalogado en el etograma Equid como: (McDonnell, 1993) “(…) el movimiento que mantiene o aumenta la distancia de un individuo a otro caballo acercándose o siguiendo.”

Un rápido vistazo a la descripción de este comportamiento como se muestra en la etograma, señala una posición específica en la que el caballo en retirada tiene la cabeza gacha, con las orejas hacia atras, en cualquier paso, pero por lo general al trote .

Muy diferente a lo que algunos jinetes esperan, caballo de cara hacia ellos, con la cabeza bajada o moviendo las mandíbulas como si dijera: me rindo, quiero negociar o incluso: Hola Sr. Alpha. Perros se dejan caer pancha arriba, por lo que entonces los caballos deben hacer algo similar …. la gente se encogen de miedo y demuestran reverencia a las deidades y la autoridad, pero ¿es esto lo que esperamos de los caballos?

Por otro lado tenemos lo que se supone que es “la” postura sumisa del caballo que la mayoría de nosotros hemos visto en realidad, en la forma de un abrir y cerrar la mandíbula de caballo joven, con la cabeza baja y extendida, con flexión en las rodillas o no …. por lo general hacia un caballo adulto. La mayoría de nosotros llamamos esto sumision, pero  esto  es verdad?

El zoólogo alemán, Zeeb (1959), llamó a este comportamiento Unterlegenheitsgebarde , mientras que hoy en día lo llamamos suena-dientes, “snapping” o “jawing”. Debido a que este comportamiento era normalmente exhibido por potrillos a los caballos adultos, especialmente el semental,  nos apresuramos a etiquetarlo como sumiso. En realidad, fue Boyd, quien cuestionó primero esto como sumision, ya que no inhibe la agresión de los demás, y esto descarta  la función de un comportamiento de sumisión. Aunque se ha informado de que este comportamiento puede tener un valor de apaciguamiento a quien se dedica a ella, lo que quiere decir que el comportamiento calma el presunto ejemplar sumiso, todavía se sabe poco sobre lo que está pasando.

Otros estudios, esta vez de Crowell Davis y colegas (1985), sugirieron que jawing como se ha descrito por Tyler (1972), puede ser en realidad una “actividad desplazada, desarrollado mamando con la madre” (Crowell et al, 1985).

Aún queda mucho por aprender acerca de la díada hombre-caballo, y lo que yo mismo he escrito puede tener que ser revisado de acuerdo con el progreso del conocimiento, ¡pero nosotros no deberíamos seguir alimentando “Just so stories”, éstos sólo causarán más falsas creencias perjudicales y ya tenemos bastante de estos en el mundo ecuestre.

Sólo para reflexiónar, la postura sumisa de un caballo entrenado se equipara a la indefensión aprendida!

“Indefensión aprendida / postura sumisa”

De pie en silencio con la cabeza baja, no responde a los estímulos sociales y ambientales normales, y alejándose sólo al comando de liberación o la directiva del controlador. Formación básica en ciertos espectáculos occidentales y disciplinas de trabajo.

Comentarios: Conseguido utilizando inundación o desensibilización mientras el caballo esta inmovilizado. (De el Equid Ethogram, Pagina 314, por Sue McDonnell, 2003)

Tras las huellas del caballo criollo Ecuatoriano – Javier Solis

Texto y Fotografías by Javier Solis © 2013
solis.javier@gmail.com – Facebook: Equus Barehoof

Mucha tinta ha corrido y generaciones de pueblos en Ecuador, han crecido relatando las proezas de los Chagras, también llamados Vaqueros de Los Andes. Estos hombres son considerados por su pueblo un símbolo de tradición en las interminables faenas bajo la inclemencia paramuna. Las condiciones de vida en esta franja de estupenda naturaleza justo debajo de las nieves perpetuas de los volcanes ecuatorianos, no son fáciles para nadie; algo que suena paradójico sabiendo que en esa esponja de líquenes, musgo, paja y frailejones, se almacena la fórmula de la vida, pues allí escurren las aguas del deshielo y caen las nubes como llovizna pertinaz.

caballos paramo1(Foto portada libro Chagras de Peter Oxford y Reneé Bish).

Estos corajudos y recios personajes, mayormente indígenas de la región, han nacido en la montaña y para la montaña; su genética, morfología y condición física, donde se destaca una gran capacidad torácica, les permite moverse livianamente en las alturas del páramo (alrededor de 3.200 a 4.800 msnm), respiran con facilidad y soportan el frío como no lo haría ninguno de nosotros que venimos de altitudes sobre el nivel del mar más benévolas en clima y generosas en oxígeno.

caballos paramo2Tanto mérito y reconocimiento como a los chagras, debe otorgársele al caballo paramuno, que por décadas se ha ido adaptando a las condiciones extremas de altitud, temperatura y humedad, logrando subsistir y responder con eficiencia a los trabajos que imponen las faenas de campo. Es deseable que este binomio hombre – caballo esté acoplado en todos los aspectos… Se tiene entonces un hombre de páramo para un caballo adaptado perfectamente al páramo.

Si bien se ha trabajado en el campo con caballos de otras razas, se observa que los que aquí mejor se desenvuelven son los caballos paramunos. Corroboran esta afirmación las historias de caballos distintos, que al subirles a trabajar al páramo no han sobrevivido tras un infarto.

caballos paramo3Estos caballitos de páramo, a los que no muchos prestan atención, año tras año son protagonistas de los rodeos junto al ganado vacuno en las haciendas, se han convertido en un gran atractivo turístico. Los rodeos anuales que antaño se realizaran como trabajo habitual de las haciendas, hoy en día son un producto del folclore que se vende. Justamente la difusión de las actividades con los caballos del páramo, permitieron resaltar cierta deformidad en los cascos de algunos. En varias ocasiones que comentamos nuestro interés en los caballos, nos dijeron: “…Ahhh van a ver los caballos con los cascos como churo”, refiriéndose al crecimiento descontrolado de los cascos, que acaban tomando la forma de una espiral o un “zapato chino”. La mayoría de personas que en alguna oportunidad han asistido a estos rodeos, mencionaron haber visto ejemplares con esta deformidad, la cual corrigen cortando el exceso de casco. Esta es una más de las actividades en la hacienda, junto con la desparasitada y corte de las crines de los animales.

caballos paramo4Estos discretos ejemplares que comenzamos a conocer como el complemento equino de los chagras, son los que llamaron la atención de Lucy Rees, una mujer galesa residente en España que ha dedicado su vida a la etología equina, Ella también es domadora, por lo que vino a Ecuador a “Tierra de Caballos”, invitada por Juan Bernardo Bermeo para dictar unos cursos de doma y monta natural. Juan Bernardo fue nuestro anfitrión en el Ecuador y guía en el Parque Nacional del Cotopaxi.

Según Lucy lo que a primera vista se destaca de este caballo paramuno ecuatoriano, es su reducido tamaño, lo que es afín un poco con las bajas tallas de los arbustos y lento crecimiento de toda la flora en el páramo. Una segunda característica, es que a pesar de su aislamiento en tan desfavorables condiciones climáticas ha logrado adaptar su dieta a esos lentos ritmos de la flora, lo que es básicamente su alimento. También destaca en sus observaciones, que los comportamientos y conductas de los ejemplares corresponden a las que tendrían las manadas salvajes en total libertad; en tres días se observaron más de 50 conductas diferentes, en una población de 184 ejemplares aproximadamente.

caballos paramo5

Se percibe un grado de adaptación a la presencia humana, que se ha intensificado por el tránsito masivo de turistas en las rutas que habitualmente los caballos frecuentan para ir de su sitio de pastura a las fuentes de agua o entre lugares donde diversifican su dieta. Aunque en principio dicha presencia no altera sus comportamientos, puede ser desfavorable a su condición silvestre, en razón a que su captura se facilitaría.

Lucy, quien tiene una manada de caballos salvajes (Pottokas) en Extremadura – España, encuentra similitud en el tamaño (alzada) de en estos caballos ecuatorianos y sus caballos, especialmente los ejemplares negros que son la mayoría; quizás el vivir en la montaña y no en grandes llanuras con mejor comida, les ha hecho mantener su pequeña talla, son casi unos Pony. Ella afirma: que un caballo de estos, “puesto a pastar con mejores forrajes en valles más bajos y cálidos que el páramo, ganaría en su talla unos 10 centímetros en una generación, manteniendo esas grandes condiciones de robustez y docilidad.”

En cuanto a la deformidad en los cascos de algunos ejemplares, la otra característica que llamó la atención a Lucy, lamentablemente para las fechas de las observaciones había pasado ya el rodeo, razón por la cual quizás no se pudo observar ninguno; sin embargo su existencia se confirma por fotografías anteriores y por conversaciones con las gentes del mundo del caballo ecuatoriano (domadores, propietarios y jinetes de diversas disciplinas), quienes afirmaron que el 4 fenómeno se presenta no sólo en los caballos del Cotopaxi, sino también en los de otros páramos (Antisana, Pasochoa).

caballos paramo6(Foto cascos deformados libro Chagras de Peter Oxford y Reneé Bish).

Este rico panorama equino deja sembradas algunas expectativas para la investigación, por ejemplo:

• La verdadera influencia del caballo en el ecosistema de páramo.

• La probable existencia de un caballo criollo ecuatoriano, adaptado a rigurosísimas condiciones climáticas. Al que deberá estudiársele sus potenciales usos, generando quizás un ícono de identidad nacional.

• La causa de las deformaciones en los cascos de algunos ejemplares.

• La concientización de las instituciones ambientales y la búsqueda de aliados para consolidar proyectos, por y para los caballos del páramo.

Mientras nuestras expectativas germinan… Ellos seguirán allí pastando pacientes y silenciosos.

____________________________________________________________________________

Agradecimiento a Natalia y Juan Bernardo, nuestros anfitriones.

Glosario

Chagras: personas dedicadas a las faenas de campo en las montañas del páramo ecuatoriano, fuera de su medio se les conoce como los Vaqueros de Los Andes.

Paramuna: relativo al páramo; a grandes rasgos, el páramo es un ecosistema tropical de montaña que se desarrolla por encima del área del bosque y tiene su límite en las nieves perpetuas. En los Andes, los páramos se encuentran desde la cordillera de Mérida (Venezuela), atravesando las cadenas montañosas de Colombia y Ecuador, hasta la depresión de Huancabamba (Perú).

Champ, el semental salva una potra de ahogarse

Click for english version

Por Becky Standridge

Puede aprender más acerca de Champ y los caballos de Salt River en su página de Facebook ! Haga clic aquí.

“Yo había oído de los caballos salvajes que viven en el Bosque Nacional Tonto durante años, pero nunca supe dónde encontrarlos, hasta principios de marzo de 2011, cuando mi amigo y yo nos encontramos con ellos al caminar nuestros perros en la zona. Me quedé sorprendida e inspirada. Este mismo amigo, un dueño de caballos experimentado, me mostró cómo encontrar mi camino por la zona y me enseñó una valiosa información sobre el comportamiento de caballos y cómo debo actuar a su alrededor. Empecé a volver a la zona con mi cámara, casi a diario, en busca de los caballos salvajes para que pudiera tratar de captar su magnífica belleza en las fotografías. Mis amigos y yo empezamos a nombrar a los caballos, ya que cada vez era más difícil referirse a ellos con sólo términos descriptivos.

Muchos han especulado con el origen de estos caballos salvajes y he encontrado la única afirmación constante es: “Ellos siempre han estado allí.” “Siempre”, para estos caballos, muy probablemente significa que sus antepasados ​​fueron traídos a la zona en el siglo 17 por el misionero español Padre Kino y por los conquistadores españoles que llegaron a la zona para ayudar a los indios Pima luchar contra los indios apaches. Es posible que algunos pueden haber llegado en el siglo 19 cuando el general George Crook llegó a la zona con la Caballeria Americana.

El 30 de junio de 2011, el día comenzó como cualquier otro día, cuando me fui a buscar, observar y fotografiar a los caballos salvajes que viven en el Bosque Nacional de Tonto. En la orilla sur del Salt River, Champ y su familia estaban pastando en la orilla del agua. Mientras fotografiabamos, una segunda banda liderada por un semental llamado Saint, llegó a la orilla norte del río para beber. Entre este grupo había dos potros  que estaban jugando. Esta actividad atrajo la atención de la familia de Champ y un pequeño grupo,  Champ, comenzó a cruzar el río. Una potranca se unió a ellos. Ella estaba aguas arriba del grupo cuando comenzaron a cruzar “.

“El río era demasiado poderoso y pronto la corriente obligó a la potranca ir en el centro del grupo. La potranca se perdo de vista y a continuación aparecía levantado sobre sus patas traseras – está teniendo problemas. El río comenzó a barrerla aguas abajo. Champ rompió con el grupo en su persecución. Trató de agarrarla por el lado de su cuello, pero no pudo. No estaba dispuesto a perderla, él la agarró suavemente por la parte de atrás de su cuello  y la guió de vuelta a la orilla sur, donde estaba seguro de que estaba a salvo “

“La potranca fue directamente al lado de su yegua, mientras Champ procedió a cruzar el río como lo había previsto. Una vez en el lado norte, saludó a Saint como un viejo amigo respetuoso. A su regreso a la orilla sur, saludó a cada uno de sus dos yeguas y se establecieron juntos a la yegua con la potranca. Entonces, como un final de cuento de hadas, tres pequeños pájaros se posaron sobre el trio “.

 

“Algunas personas piensan que los caballos no tienen alma, pero el alma de un caballo es mucho más grande que el hombre piensa. Es increíble. Y los caballos salvajes son aún más especiales.” (Becky Standridge)

Equilibre extiende un agradecimiento especial a Becky Standridge por su permiso para compartir esta extraordinaria historia! Gracias Becky!

Puede aprender más acerca de Champ y los caballos de Salt River en su página de Facebook ! Haga clic aquí.

Lucy Rees en Equilibre 2013

Una año mas hemos disfrutado de la sabiduría y buen hacer de Lucy Rees en compañia de muchos amigos y asistentes.

Fue un enorme placer compartir nuestro centro con mas de 25 asistentes que han venido de toda españa, y del estranjero.

Solo nos queda agradecer a Lucy Rees y a todos los participantes:

GRACIAS!!

 

 

 

 

 

 

Jenofonte – On horsemanship (Castellano)

Una selección de refranes del libro “On Horsemanship” por Jenofonte, traducidos libremente por Victor Ros.

“Una casa seria poco útil, por bonito que sean sus plantas superiores, si los cimientos no son los que deberían ser, por tanto habría poco que sacarle a un caballo, particularmente uno de guerra, si no esta sano sus pies, a pesar de otros puntos de excelencia, ya que no podría convertir ninguno de ellos a buena cuenta.”

“A la vez molestias deberían ser tomadas por parte del propietario para asegurar que el potro es manso, tratable, y afectivo, cuando se le entrega a un entrenador profesional. Es una condición que mayoritariamente se puede llevar a cabo  en casa y por el mozo – si sabe hacer que el animal conecte hambre y sed y la molestia de moscas con estar aislado, y a la vez comida y bebida y poder huir de las molestias con la presencia del hombre. Como resultado de este tratamiento, necesariamente el caballo joven adquirirá – no simplemente simpatía, pero unas ansias absolutas por los humanos. Se puede conseguir un buen trato, tocando, acariciando y dando palmadas a esas partes donde la criatura así desea ser manejado. Estos son las partes mas peludas, o donde, si hay algo que le molesta, el caballo puede como mínimo aliviarse el solo.”

“El mozo debería haber recibido para sacar a su carga por las multitudes, acostumbrándolo a todo tipo de objetos y ruidos; y si el potro muestra señales de aprehensión ante elles. el mozo deberá enseñarle – no con crueldad, si no con manejo gentil – que realmente no son tan formidables.”

“Pero si comida y ejercicio a vista de fortalecer el cuerpo del caballo son temas de primera consideración, no es menos importante prestar atención a los pies. Una cuadra con suelo liso y humedecido pudrirá el mejor casco que la naturaleza pueda dar.”

“El mejor precepto – la regla de oro – al tratar con un caballo es nunca acercarse a el de una forma enfadada. El enfado llevara al hombre hacer cosas que en un estado mas calmado le harían arrepentir. Por lo tanto, cuando un caballo evita cualquier objeto y se niega acercarse a el, le deberás enseñar que no hay nada de que temer, particularmente si es un animal asustadizo; a falto de, toca el objeto tu mismo, y luego le llevas con tranquilidad al objeto con ronzal . El plan opuesto de forzar a una criatura temerosa con golpes solo intensifica el miedo, el caballo mentalmente asocia el dolor que sufre en dicho momento con el objeto de sospecha, el cual considera naturalmente su causa.”

 ”Pero posiblemente no estas contento con un caballo útil de guerra. Te gustaría encontrar un animal para mostrar, un animal atractivo, con grandeza en su porte. Si es así, deberías abstener de pegarle estirones en la boca con el bocado, o aplicarle espuela o látigo – métodos adoptados comúnmente por personas para un efecto fino, pero de hecho consiguen todo lo contrario a sus metas. Es decir, arrastrándole la boca hacia arriba dejas el caballo ciego en vez de vivo hacia lo que tiene delante suyo; y los latigazos y espolazos distraen la criatura hasta el punto de asombro y peligro.”

“Entrenándolo para adoptar los mismos aires y sus gracias que asume naturalmente cuando presumiendo lo mejor de si, tiene a lo que aspiras – un caballo que disfruta de ser montado, un animal esplendido para mostrar, la felicidad de todos que le vean.”

Para nosotros, sin embargo, la mejor forma de instrucción, como vamos repitiendo, es dejar que el caballo sienta que cualquier cosa que haga en obediencia a los deseos del jinete serán seguidos por descanso y relajación.”

“Siguiendo una declaración de Simón, lo que un caballo haga bajo compulsión lo hace a ciegas, y su espectáculo no seria mas bonito que la de una bailarina enseñado con látigo y palo. El espectáculo de hombres y caballos así tratados muestran gesticulaciones torpes en vez de elegancia y belleza. Lo que necesitamos es que el caballo de su propia voluntad nos muestre sus mejores aires y pasos a señales fijas.”

“La majestuosidad de los hombres se descubre mejor en su trato grácil de estos animales.”

Puedes leer la obra completa (en ingles) siguiendo este enlace:  http://ebooks.adelaide.edu.au/x/xenophon/index.html

Los caballos tienen cascos. Chuang Tzu

Creo que uno quien sepa gobernar el imperio no debiera hacerlo.

– Chuang Tzu, c.300-400BC-

Los caballos tienen cascos para portarles sobre hielo y nieve, pelo, para protegerse del viento y frió. Comen hierba y beben agua, levanta sus talones sobre la champaña. Tal es la verdadera naturaleza del caballo. No sirve de nada para ellos  la vida palaciega.

Un día Poh Loh apareció diciendo, “Yo entiendo sobre la manutención de los caballos”.

Asi que los marco con hierros, les corto el pelo, y igualo sus cascos, poniéndoles cabezadas, atando sus cabezas y encadenando sus pies, guardándolos en cuadras, con el resultado de que dos o tres de cada diez morían. De ahí guardó los hambrientos y sedientos, haciéndoles trotar y haciéndoles galopar, acicalados y recortados con la miseria de una brida de borla por delante, y el miedo de un látigo con nudos detrás, hasta que mas de la mitad se murieron.

El alfarero dice, “Puede hacer lo que quiero con barro. Si lo quiero redondo utilizo un compás; rectangular, un cuadro.”

El carpintero dice, ” Puedo hacer lo que quiero con madera. Si lo quiero curva utilizo un arco; si recto, una linea.”

¿Pero bajo que fundamentos pensamos que las naturalezas del barro o la madera desean esta aplicacion de compás y cuadro, arco o linea? Sin embargo, cada epoca alaba Poh Loh por sus aptitudes en manejar caballos, y alfareros y carpinteros por sus habilidades con barro y madera…

Los caballos viven en tierra seca, comen hierba y beben agua. Cuando contentos, se rascan los cuellos entre ellos. Cuando enfafados, se giran y levantan sus pies uno al otro. Solo hasta alli les lleva su disposicion natural. Pero enbridados y enbocados, con una placa de metal sobre sus frentes, aprenden a proyectar miradas malignas, a girar la cabeza para morder, a resistir, a sacarse el bocado y entremeterlo en la brida. De este modo sus naturalezas se depravan – la falta de Poh Loh

Chuang Tzu, c. 300 -400BC, traducido por Victor Ros del texto original de Herbert Giles

Los caballos tienen cascos. Chuang Tzu

Creo que uno quien sepa gobernar el imperio no debiera hacerlo.

– Chuang Tzu, c.300-400BC-

Los caballos tienen cascos para portarles sobre hielo y nieve, pelo, para protegerse del viento y frió. Comen hierba y beben agua, levanta sus talones sobre la champaña. Tal es la verdadera naturaleza del caballo. No sirve de nada para ellos  la vida palaciega.

Un día Poh Loh apareció diciendo, “Yo entiendo sobre la manutención de los caballos”.

Asi que los marco con hierros, les corto el pelo, y igualo sus cascos, poniéndoles cabezadas, atando sus cabezas y encadenando sus pies, guardándolos en cuadras, con el resultado de que dos o tres de cada diez morían. De ahí guardó los hambrientos y sedientos, haciéndoles trotar y haciéndoles galopar, acicalados y recortados con la miseria de una brida de borla por delante, y el miedo de un látigo con nudos detrás, hasta que mas de la mitad se murieron.

El alfarero dice, “Puede hacer lo que quiero con barro. Si lo quiero redondo utilizo un compás; rectangular, un cuadro.”

El carpintero dice, ” Puedo hacer lo que quiero con madera. Si lo quiero curva utilizo un arco; si recto, una linea.”

¿Pero bajo que fundamentos pensamos que las naturalezas del barro o la madera desean esta aplicacion de compás y cuadro, arco o linea? Sin embargo, cada epoca alaba Poh Loh por sus aptitudes en manejar caballos, y alfareros y carpinteros por sus habilidades con barro y madera…

Los caballos viven en tierra seca, comen hierba y beben agua. Cuando contentos, se rascan los cuellos entre ellos. Cuando enfafados, se giran y levantan sus pies uno al otro. Solo hasta alli les lleva su disposicion natural. Pero enbridados y enbocados, con una placa de metal sobre sus frentes, aprenden a proyectar miradas malignas, a girar la cabeza para morder, a resistir, a sacarse el bocado y entremeterlo en la brida. De este modo sus naturalezas se depravan – la falta de Poh Loh

Chuang Tzu, c. 300 -400BC, traducido por Victor Ros del texto original de Herbert Giles

Xenophon-On horsemanship sp

Una selección de refranes del libro “On Horsemanship” por Jenofonte, traducidos libremente por Victor Ros.

“Una casa seria poco útil, por bonito que sean sus plantas superiores, si los cimientos no son los que deberían ser, por tanto habría poco que sacarle a un caballo, particularmente uno de guerra, si no esta sano sus pies, a pesar de otros puntos de excelencia, ya que no podría convertir ninguno de ellos a buena cuenta.”

“A la vez molestias deberían ser tomadas por parte del propietario para asegurar que el potro es manso, tratable, y afectivo, cuando se le entrega a un entrenador profesional. Es una condición que mayoritariamente se puede llevar a cabo  en casa y por el mozo – si sabe hacer que el animal conecte hambre y sed y la molestia de moscas con estar aislado, y a la vez comida y bebida y poder huir de las molestias con la presencia del hombre. Como resultado de este tratamiento, necesariamente el caballo joven adquirirá – no simplemente simpatía, pero unas ansias absolutas por los humanos. Se puede conseguir un buen trato, tocando, acariciando y dando palmadas a esas partes donde la criatura así desea ser manejado. Estos son las partes mas peludas, o donde, si hay algo que le molesta, el caballo puede como mínimo aliviarse el solo.”

“El mozo debería haber recibido para sacar a su carga por las multitudes, acostumbrándolo a todo tipo de objetos y ruidos; y si el potro muestra señales de aprehensión ante elles. el mozo deberá enseñarle – no con crueldad, si no con manejo gentil – que realmente no son tan formidables.”

“Pero si comida y ejercicio a vista de fortalecer el cuerpo del caballo son temas de primera consideración, no es menos importante prestar atención a los pies. Una cuadra con suelo liso y humedecido pudrirá el mejor casco que la naturaleza pueda dar.”

“El mejor precepto – la regla de oro – al tratar con un caballo es nunca acercarse a el de una forma enfadada. El enfado llevara al hombre hacer cosas que en un estado mas calmado le harían arrepentir. Por lo tanto, cuando un caballo evita cualquier objeto y se niega acercarse a el, le deberás enseñar que no hay nada de que temer, particularmente si es un animal asustadizo; a falto de, toca el objeto tu mismo, y luego le llevas con tranquilidad al objeto con ronzal . El plan opuesto de forzar a una criatura temerosa con golpes solo intensifica el miedo, el caballo mentalmente asocia el dolor que sufre en dicho momento con el objeto de sospecha, el cual considera naturalmente su causa.”

 “Pero posiblemente no estas contento con un caballo útil de guerra. Te gustaría encontrar un animal para mostrar, un animal atractivo, con grandeza en su porte. Si es así, deberías abstener de pegarle estirones en la boca con el bocado, o aplicarle espuela o látigo – métodos adoptados comúnmente por personas para un efecto fino, pero de hecho consiguen todo lo contrario a sus metas. Es decir, arrastrándole la boca hacia arriba dejas el caballo ciego en vez de vivo hacia lo que tiene delante suyo; y los latigazos y espolazos distraen la criatura hasta el punto de asombro y peligro.”

“Entrenándolo para adoptar los mismos aires y sus gracias que asume naturalmente cuando presumiendo lo mejor de si, tiene a lo que aspiras – un caballo que disfruta de ser montado, un animal esplendido para mostrar, la felicidad de todos que le vean.”

Para nosotros, sin embargo, la mejor forma de instrucción, como vamos repitiendo, es dejar que el caballo sienta que cualquier cosa que haga en obediencia a los deseos del jinete serán seguidos por descanso y relajación.”

“Siguiendo una declaración de Simón, lo que un caballo haga bajo compulsión lo hace a ciegas, y su espectáculo no seria mas bonito que la de una bailarina enseñado con látigo y palo. El espectáculo de hombres y caballos así tratados muestran gesticulaciones torpes en vez de elegancia y belleza. Lo que necesitamos es que el caballo de su propia voluntad nos muestre sus mejores aires y pasos a señales fijas.”

“La majestuosidad de los hombres se descubre mejor en su trato grácil de estos animales.”

Puedes leer la obra completa (en ingles) siguiendo este enlace:  http://ebooks.adelaide.edu.au/x/xenophon/index.html