Peter Pan Horsemanship – Traducido

is (1)

Finalmente, hemos hecho una traducción libre de nuestro articulo para los lectores que tienen dificultades para leerlo en inglés…sin embargo sugerimos a los lectores que por poco que puedan lean el articulo original en inglés pinchando en la banderita de arriba. Tambien sugerimos que lean la sección de comentarios en el articulo original!

¿Por dónde empieza uno a describir algunas de las interesantes “Just so stories” que se suelen utilizar para describir las interacciones humano-caballo? Desde caballos tratando de jugar juegos de manada con humanos o tratando de mover sus pies, o incluso ganar en una jerarquía a través de algún ritual sobre recursos como agua o alimentos.

Antes de ir más lejos, para aquellos que no están familiarizados con el gran escritor Rudyard Kipling y sus no menos famosos “Just So Stories“, se trata de una serie de historias en las que Kipling da explicaciones imaginativas y fantasiosas sobre como algo es simplemente como es, en lo que respecta a los animales.

La mayor parte de lo que yo llamaría “Just So Stories” en la doma de caballos, o en nuestra relación con ellos, se basan en alguna forma u otra en caballos presuntamente intentando establecer algún tipo de rango por encima de los humanos que interactúan con ellos, aunque no se limitan solo a estos tipos de confabulaciones.

Ahí es donde Peter Pan Horsemanship entra en juego. He sido testigo, escuchando y visto varios excelentes domadores que demuestra su incuestionable talento con los caballos, aunque no siempre esté de acuerdo con sus formas, saben cómo mover caballos. Dicho esto, mis neuronas se descontrolan cuando tratan de explicar por qué los caballos se comportan como lo hacen, o por qué hacen lo que hacen, y lo que a veces aconsejan a otros hacer lo mismo con los caballos con quienes interactúan.

Relájese, Peter Pan Horsemanship no es otro método más, es un toque de atención a algunos buenos domadores o jinetes que sin saberlo utilizan “Just So Stories” para explicar su astucia con caballos. Peter Pan Horsemanship es en definitiva una apelación al pensamiento crítico.

La mayoría de estos “Just So Stories” se basan en falacias naturalisticas: Así ocurre en la naturaleza y por lo tanto debe estar en lo cierto.

No entiendo el por qué necesitaría cualquier buen domador justificar su experiencia de esta manera. Además, la mayoría de estos métodos no están en realidad basados en estudios sobre la vida de caballos ferales, son “Just So Stories”, inventados por gente con una imaginación muy vívida y pasados de boca en boca o de un libro a otro.

https://equilibregaia.files.wordpress.com/2014/04/peter-pan.jpg
Peter Pan Neverland Background For Desktop from http://cartoonpapers.com

 

La doma, manejo o monta basados en nociones tipo Peter Pan son responsable de animar a la gente a alcanzar posiciones “Alfa”, “dominante” o “Yegua Lider” entre un supuesto manada de dos (persona/caballo). Sin embargo, la mayoría de personas deberían entender que estos rangos sociales son en realidad contextuales, si es que existen.

En lo que respecta a Alfas en las jaurías de lobos que él estudió, L. David Mech, nos explica lo siguiente:

“Esta designación pone de relieve no el estado del animal dominante, que es información trivial, pero su papel como progenitor, que es la información crítica.” Leer el artículo completo Alpha Status, Dominance, and Division of Labor in Wolf Packs o alternativamente se puede ver este video:

Roger Abrantes nos aclara y define el comportamiento dominante de la siguiente manera:

“El comportamiento dominante es situacional, individual y relacionados con recursos. Un individuo que muestra comportamiento dominante en una situación específica no necesariamente muestra lo mismo en otra ocasión o con otro individuo, o hacia el mismo individuo en otra situación. Leer el artículo completo Dominance—Making Sense of the Nonsense.

La idea de la yegua líder no se ha observado en muchas poblaciones estudiadas. Puedes leer el estudio de Konstanze Krueger et al (2014): Movement initiation in groups of feral horses.

Imagínese un buen domador que trabaja de forma excelente con caballos, tanto pie a tierra y montado, él impresiona a la multitud con sus habilidades, pero en el momento en que abre la boca, deja escapar cuentos de hadas cuasi evangélicos, esos que yo denomino Efecto de Peter Pan. Puede mover un caballo acertadamente en un escenario y todo se ve bien, levantando muy poco polvo como Ray Hunt, diría.

Debido a que trabaja bien y su trabajo es adaptado a cada caballo individual, cualquier cosa que diga es tomado en serio por todo los que le ven y escuchan. Aunque debo comentar que muchos métodos no están realmente adaptados para cada caballos, sino que son muy amplias generalizaciones.

Así que si el caballo es movido con gracia y el entrenamiento progresa, los domadores dejan escapar lo que cree que son las razones detrás de su habilidad. Después de todo, sólo podemos confiar en nuestro conocimiento para explicar lo que observamos, y el conocimiento en algunos casos, al menos en relación con estudios de comportamiento son bastante limitados.

Uno podría decir: Yo soy el Alfa o individuo dominante, la yegua líder, o alternativamente: el caballo entiende porque muevo sus pies, y esto es lo que otros caballos, naturalmente hacen (Una doble falacia naturalistica). Si reemplazamos estas reflexiones con hago esto porque Peter Pan me lo dijo, o porque Campanita o incluso el Capitán Garfio me aparecieron en un sueño y me dijo que este era el camino…realmente poco cambiaria en la interacción.

Por lo que sabemos, los caballos no tienen la intención de mover los pies de otro caballo. No, en serio…. ¿Cómo podemos saber que el caballo realmente intenta mover los pies; podría ser una pulga o garrapata en la parte posterior del otro caballo que está en la mira, o una oreja para el caso?

Falsa bazofia subjetiva!!!

Realmente no importaría mucho si no nublara nuestra comprensión del comportamiento equino, o socavara los muchos estudios serios realizados sobre el comportamiento de caballos y las teorías del aprendizaje que estén disponibles para aquellos que se preocupan considerar estos temas con más profundidad.

Por lo tanto, en vista de comprender los caballos por lo que realmente son: lo que la selección natural, incluyendo la mano del hombre en su selección artificial, hayan favorecido, consideren que hay explicaciones mucho más simples que encajan con la ciencia… y por favor, no caigan presa de las muchas formas de Peter Pan Horsemanship que abundan.

Entendiendo a los caballos

Click for english version

Es necesario un conocimiento básico sobre el comportamiento de caballos si vamos a proporcionarles un entorno doméstico seguro y saludable, en nuestra compañía. Los caballos han sido domesticados en todo el mundo durante muchos siglos, y existe gran cantidad de información fácilmente disponible sobre diferentes prácticas o procedimientos recomendados para obtener algún objetivo previsto.

A pesar de miles de años de domesticación y el resultante “especialización” de los caballos para trabajo u ocio a través de la cría artificial, los caballos siguen conservado sus características de comportamiento naturales y programas evolutivos.

No es de extrañar que surjan conflictos entre nuestros esquemas de mantenimiento o formación y los programas naturales para estos grandes herbívoros sociales no rumiantes, con demasiada frecuencia estabulados, aislados y alimentados con una dieta inadecuada basada en concentrados.

Además su manejo y entrenamiento son con frecuencia a través de tácticas coercitivas y restrictivas que se basan por lo general en unas nociones de dominación que sólo tienden a empeorar las cosas, con estrés o depresión como resultado final.

Caballos resienten demostraciones de autoridad. Ellos han evolucionado para reconocer rango sólo en las disputas por recursos como el alimento y el agua. Por lo general evitan situaciones aversivas o desagradables y son muy cuidadosos de los depredadores-su mayor temor es ser atrapado por otro ser. (McGreevy, 1996)

Joel Berger (1986), en una de las obras etológicas más completas sobre caballos salvajes, señaló que durante su estudio 6 años, los sementales solían ser agresivos con otros machos, pero la dominancia era discernible en menos del 5% de todas las interacciones y que más del 98% del su tiempo anual (yearly time-budget) se emplean en actividades no agresivas. Además, sus estudios concluyeron que la “dominancia intrabanda (o intragrupo) parecía ser de poca importancia para las yeguas.

Últimamente se ha hablado mucho sobre la importancia de la aplicación de conocimientos sobre comportamiento equino en su mantenimiento y doma, sin embargo las instalaciones (ambientes artificiales) todavía no están diseñados en consonancia con las necesidades evolutivas de los caballos, ni tampoco las técnicas de entrenamiento aseguran generalmente el bienestar del caballo en cuestión.

Es de lógica común y un hecho científico que para no solo garantizar el bienestar de los caballos, pero inculcar condiciones para su bienestar individual, habría que permitir que los caballos vivan en la mayor medida posible en nichos para las cuales habían evolucionado y que faciliten su adaptación a las muchas restricciones impuestas por la domesticación.

Tradiciones ecuestres que tienen su base en el establecimiento de una relación de cooperación con el caballo, parecen aproximarse más a las relaciones sociales que se ven en una sociedad equina viviendo sin las ataduras domésticas. (Goodwin, 1999)

Hoy en día encontramos caballos salvajes/asilvestrados en hábitats muy diferentes de todo el mundo. Los caballos se han adaptado a la vida en islas, desiertos, montañas y en las llanuras. A pesar de estas adaptaciones y las impuestas por la domesticación, debemos seguir considerando que han evolucionado, y son caballos.

Enjaular caballos

Click for english version

La práctica habitual en el mundo del caballo dicta que los caballos sean estabulados, provistos con comida, agua y un lugar para descansar. Este requisito minimalista para mantener caballos estabulados es un factor limitante para la expresión de los repertorios de comportamiento normales de caballos, que sin duda, pone en apuros el bienestar de los animales.

La cuadra, donde se confinan habitualmente caballos, por lo general son pequeños compartimentos. Compartimentos pequeños para confinar animales se conocen como jaulas.

Hasta las cuadras más lujosas son meros compartimentos para animales, entornos desprovistos de estímulos, donde los caballos son incapaces o no permitidos interactuar con otros de su especie, y tampoco pueden llevar a cabo actividades que desempeñarían si estuvieran en estado salvaje o un entorno enriquecido.

Esto puede ser bastante difícil de digerir para la mayoría de “monos desnudos”, ya que nuestra historia natural es muy diferente a la de ellos. Con las mejores intenciones les protegemos de las inclemencias, les alejamos y les mantenemos alejados de otros caballos para que no se lesionen entre ellos, encerrándolos por su supuesto bienestar, y nuestra propia tranquilidad. Nos esforzamos por darles de comer el mejor alimento de calidad, por lo general las cosas caras, basándonos en consejos de los profesionales, o simplemente siguiendo la excusa menos critica de “Siempre se ha hecho asi!”

El confinamiento en jaulas, corrales o incluso acuarios en la mayoría de los casos impide que los animales incurran en comportamientos exhibidos cuando se vive en condiciones más en acorde para la especie, y sabemos bien que esto puede causar sufrimiento y malestar.

Últimamente ha habido un gran interés en mejorar la calidad de vida de los animales en cautividad y domésticas que han llevado al desarrollo de enriquecimiento ambiental, que a su vez ofrecen estímulo y oportunidades para expresar comportamientos específicos de cada especie.

Un ejemplo del padre de Zoo Biología, Heini Hediger (1955), fue un enriquecimiento que proporciona en el Zoo de Zurich a las cebras en cautiverio. Durante uno de sus viajes a África, se dio cuenta de que muchas cimas de las termiteras habían sido pulidas. Heidiger, descubrió que las cebras venían a frotarse en estos montículos como parte de sus actividades de aseo personal, hasta dejarlas lisas.

En el recinto de la cebra en el parque zoológico de Zurich,  se instaló una imitación de termitero hecho de cemento y las cebras empezaron a frotarse con mucho entusiasmo y acabando derribar el montículo de cemento. Una vez que se reforzaron estos montículos improvisados, Hediger informó que el montículo “ha estado en uso diario desde entonces” (Hediger, 1955).

Ernst Inhelder, otro zoólogo suizo, estudió especies manteniendo animales aislados en recintos empobrecidos o estériles. Inhelder, señaló que los animales criados en esas condiciones desarrollan conductas y actividades sin sentido, repetitivos, y estereotipiados.

Se llevaron a cabo estudios similares en animales de laboratorio y, por ejemplo, se encontraron que los conejos movían la cabeza de lado a lado, mordían los barrotes o caminaban en círculos. (Morton et al., 1993). Lo mismo puede decirse para las aves (Morris, 1966), los carnívoros (Fox, 1986), roedores (Baenninger, 1967; Wiedenmayer, 1987;. Würbel et al, 1998;. Callard et al, 2000; Reinhardt y Reinhardt, 2001) y primates (Erwin y Deni, 1979; Poole, 1988; Harris, 1989).

En un intento de mejorar las condiciones a través de incrementar el tamaño de la jaula, Galef y Durlach (1993), así como Bayne y McCully (1989), encontraron que el tamaño de la jaula no reduce necesariamente la estereotipia. Esto es de esperar, ya que es el medio ambiente empobrecido que pueda ser la causa de los estereotipos y no sólo el tamaño de la jaula.

Cuadras abiertas, o mini paddocks se han aprovisionado recientemente en muchos centros de equitación, precisamente en un intento de enriquecer la vida de sus caballos. Estos compartimentos abiertos muchas veces siguen siendo estériles y carecen de enriquecimiento, sobre todo de la clase social. Pero son mejor que una patada en el culo!

Una estereotipia es un ritual  repetitivo de comportamiento que no tiene ninguna función aparente. Aquí una cita de Katherine Houpt:

“Durante años, hemos llamado a comportamientos como estos vicios de cuadra.” Denominar estereotipias,  “vicios” no es acertado  de acuerdo con los avances en investigación científica. Por otra parte, sin duda lo que nos indican estereotipias, es que no son realmente malos hábitos per se, sino simplemente las reacciones de los caballos que no están recibiendo lo que necesitan. Podéis leer más siguiendo este enlace: Stable Vice or Stereotypie?

A pesar de la domesticación, los animales conservan en gran parte el repertorio conductual básico de sus contrapartes salvajes. Hay poca evidencia que sugiere que el proceso de domesticación haya resultado en la pérdida del repertorio de comportamientos específicos de la especie (Price, 1999), como tampoco los patrones motores básicos (Scott y Fuller, 1965; Hale, 1969; Miller, 1977).

“Los animales domésticos son a veces provistas de un medio ambiente que es físicamente similar al hábitat de sus ancestros salvajes. Adaptaciones fisiológicas y de comportamiento a ese entorno se lograrán fácilmente. Muy a menudo, sin embargo, el ambiente de cautiverio no coincide con el ambiente ancestral y la adaptación es desafiada. “(Price, 1999)

No es de extrañar que cuando estos animales se sacan fuera de sus confines “aburridas”, aislados y más bien estériles, la mayoría reaccionan a los estímulos novedosos con comportamiento temeroso o agresivo. Parece que los caballos “(…) muestran un aumento compensatorio en la actividad cuando se libera de sus puestos de estabulación (Houpt et al., 2001).

El aislamiento social es una experiencia inquietante para los caballos, y los sujetos aislados muestran las reacciones de estrés de comportamiento y fisiológicas (Mal et al., 1991).

Es a la luz de toda la exposición anterior que debemos tener en cuenta que los caballos confinados o aislados en ambientes estériles, tales como las cuadras en batería convencionales o jaulas no son suficientes para proporcionar el bienestar y favorecer comportamientos más deseables, ya que no pueden realizar la mayoría de sus comportamientos específicos de especie tales como; huir, las relacionadas con comportamiento social, explorar el medio ambiente, incluso pastar o caminar.

Al final, realmente depende de ti si decides enjaular tu caballo, o no.

Boqueando a “alphas” y la sumisión en caballos

Click for english version

El articulo “Snapping at “Alphas” and submission in horses” ha sido libremente traducido al castellano por Manja de Les Vinyes, Gracias!

Traducido libremente tambien al sueco por Djurensratt: Snappa åt ledaren – om underkastelse hos hästar. . Gracias!

__________________

Los seres humanos tienden a tener una comprensión estereotipada de cómo se comportan los caballos, lo que probablemente se debe a la increíble cantidad de bagaje cultural acumulado a través de milenios de relacionarse con ellos. Cuando hablo de estereotipias humanas en respeto al caballo , me refiero a esas prácticas incuestionadas que son perjudiciales para su mantenimiento y manejo.

Jinetes de todas las clases sociales, disciplinas y disposiciones, parecen estar a favor (aún) de la idea de establecer rango entre ellos y los caballos con los que interactúan.  Innumerables comportamientos no deseados son aparentemente resueltos tan pronto como el caballo sabe quién es el jefe. No me malinterpreten, no tengo nada en contra de los diferentes enfoques de la equitación, ya que la mayoría han ayudado a alguien o su caballo, o incluso ambos, para una mejor relación, y eso es una cosa buena.

Sin embargo, es una pena que tantos buenos entrenadores no se toman el tiempo para entender qué es de lo que realmente están hablando. Yo no voy a discutir, si “Alphas” existen realmente o no, las circunstancias y los ambientes varían mucho, suficiente para producir la así llamada posición alfa en grupos, a veces se ve claramente en el ámbito doméstico (restringida). Animales alfa son por lo general los déspotas (dictadores), y estoy seguro de que la mayoría, pero no todos, los que participan en los caballos en realidad no pretenden obtener esta etiqueta.

Cuando se separan los hechos de la ficción, y quién es responsable de garantizar que la información que se proporciona a los demás, es por lo menos realista, o incluso justificado en contraste con el conocimiento acumulado a lo largo de los años?

Pocos biólogos, etólogos, o ecólogos comportamentalistas han estudiado realmente los caballos en estado de libertat, o lo que puede significar. Una de las razones de esta falta de interés se debe probablemente a que los caballos se han extinguido en los hábitats en los que se han desarrollado, junto con la dificultad de trabajar en el campo. Pocas populaciones de esta  presa tienen en realidad predadores cazandolos, y esto por sí solo plantea muchas preguntas que necesitan respuestas, sobre todo en lo que se refiere a la dinámica social, y cómo influyen los depredadores en la cohesión del grupo.

Los caballos son sociales por muchas razones, pero la principal justificación de la socialidad es que los beneficios de bienestar social son mayores que los de ser solitario. Cooperación en los caballos se ha pasado por alto, y el enfoque se ha colocado en un subproducto de los grupos cooperantes: agresión intragrupo y jerarquías de dominancia.

foal snapping at pinxo fsw
Siguiendo cualquier definición que puede ser descrito, es evidente que para alcanzar tal posición  en cualquier grupo,  una serie de variables ambientales, incluyendo las interacciones con sus congéneres,  tendrán que siempre ser asi. Por ejemplo, la competencia por los recursos, donde el alfa o “top dog” tiene derechos exclusivos sobre todos los demás en su grupo, está limitada por las restricciones ambientales. Los caballos, en condiciones de vida libre no suelen competir por la hierba que crece en todas partes,  sería una pérdida de tiempo y energía. De hecho, en uno de los estudios más completos sobre los caballos en Granite Range por Berger y colaboradores (1986) tenía esto que decir acerca de la importancia de las jerarquías de dominancia:

“Tradicionalmente se ha pensado que a través de la agresividad los caballos pueden  alcanzar un alto rango y el acceso a los recursos alimentarios limitados (revisado por Wittenberger, 1981). Esto no parece ser el caso entre las yeguas de Granite Range”.

“(…) Incluso en primavera, cuando la comida era muy limitada y el nuevo crecimiento vegetativo aún no había comenzado, se produjeron muy pocas peleas por la alimentación.”

“Si la dominancia confiere beneficios reproductivos en caballos femeninos, algunos efectos de dominancia deben ser discernible. Durante el período de estudio no sugieron correlatos claros entre el éxito reproductivo y la dominancia “(Berger, 1986: el énfasis es mío)

“(…) Más del 98% del tiempo anual de un semental se gastó en actividades no agresivas.”

Berger (1986), quien fue el responsable de este estudio de 5 años de los caballos en Granite Range, habla con claridad suficiente sobre los caballos salvajes de la Great Basin: Competencia Social y tamaño de la población. (Recomiendo el libro a todos!)

En un ambiente menos “naturalista”, como en paddocks o corrales, nosotros sin embargo vemos caballos intentando, a veces sin cesar, controlar los recursos focales como cubos de alimentación, pilas de heno, bebederos, depósitos de sal, etc.

“En condiciones naturales, es raro ver una agresión abierta o un solo individuo controlar un recurso limitado. Sin duda, en condiciones naturales, caballos rara vez tienen el equivalente de un individuo alfa dentro de una banda o una banda alfa dentro de una manada. Más bien suele haber un orden más complejo, menos lineal, con la división de los roles de liderazgo y defensa jugados por una serie de individuos  y, a veces alianzas que se abren a la acción en función de la situación “(Sue McDonnell, 2003 -. El pp etograma Equid 21 -22)

Estoy totalmente de acuerdo con la declaración anterior del Dr. McDonnell y los hallazgos de Berger (1986), más arriba. También estoy de acuerdo en que, en condiciones de vida libre, la belleza o trastorno del orden social, esta empapado de estrategias de vida variables que generalmente están limitadas por un entorno doméstico.

Al parecer, muchos observadores extrapolan sus conocimientos y experiencia de un ámbito doméstico a una situación “salvaje”, y esto es en mi opinión nunca mejor expresado que por Stephen Budiansky (1977):

“Los caballos han sido envueltos en sueños humanos, mitos, ambiciones y sentimientos durante tanto tiempo que la historia que hemos llegado a creer, a menudo no es más que un reflejo distorsionado de nuestros propios deseos, y luego no siempre nuestros deseos más nobles.”

“Los mitos que el hombre ha atribuido a los caballos, y los motivos que imputan a la misma, siguen constituyendo un conjunto de valores inconscientes y a menudo supuestos, no examinadas sobre la naturaleza equina”.

https://equilibregaia.files.wordpress.com/2013/03/moving-away-snapping.jpg

Dejemos el tema  del caballo alfa, vamos a ver otra cosa desconcertante para algunos, incluyéndome a mí mismo, que se puede encontrar en lo que se denomina con frecuencia la sumisión en los caballos. Continuando con nuestra creación de esas historias que harían Rudyard Kipling orgulloso, nos topamos con otro término que se utiliza a menudo, pero nunca se explicó.

Dicen que supuestamente hay  un “top dog” en todos los grupos de caballos, por lo menos aquellos que desean que así sea, y por tanto debe entonces existir  también lo contrario: el “underdog”, el feo/débil  de la camada o individuo sumiso.

Una gran cantidad de domadores de caballo venden métodos en los que se enseña al hombre a ganar la posición que un caballo dominante tendría dentro de su banda. Con los gestos, el contacto visual, agitando bolsas de plástico, la posición del cuerpo, todo se utiliza para comunicar nuestras intenciones de ser “Alpha” en nuestra manada de dos. La mayoría de estos procedimientos se basan en algo que por lo general no se materializa, tan intensamente que podemos intentar, nos encontramos en la espera de un gesto de sumisión del caballo.

Un vistazo rápido a través de la literatura científica sobre el comportamiento del caballo, lo deja a uno perplejo en cuanto a lo que estos gestos son en realidad, o incluso si es que existen …. oh pero deben. Sin embargo, como  Sue McDonnell señala, en los debates académicos científicos sobre este tema revelan que “(…) la sumisión de una especie  como el caballo significa la retirada o escape.” (McDonnell, 1993).

En lugar de esperar la retirada de los encuentros agresivos o amenazantes, una serie de gestos y posturas de la cabeza tienen el propósito de llamar la atención sobre la preparación del caballo en la aceptación de nuestro liderazgo auto-proclamado, alfa o estado de superhombre. Bajar la cabeza, morderse los labios y una serie de otros gestos han sido retratados como indicativo de la sumision, pero lo son realmente?

Tenemos dos consideraciones con respecto a la sumisión digna de contemplación, uno de los cuales es retirada sumisa (McDonnell, 1993), también conocido como mirar hacia el otro lado / dar la espalda (Feist, 1971) o huida (Houpt y Wolski, 1982). Este retiro llamado sumiso, está catalogado en el etograma Equid como: (McDonnell, 1993) “(…) el movimiento que mantiene o aumenta la distancia de un individuo a otro caballo acercándose o siguiendo.”

Un rápido vistazo a la descripción de este comportamiento como se muestra en la etograma, señala una posición específica en la que el caballo en retirada tiene la cabeza gacha, con las orejas hacia atras, en cualquier paso, pero por lo general al trote .

Muy diferente a lo que algunos jinetes esperan, caballo de cara hacia ellos, con la cabeza bajada o moviendo las mandíbulas como si dijera: me rindo, quiero negociar o incluso: Hola Sr. Alpha. Perros se dejan caer pancha arriba, por lo que entonces los caballos deben hacer algo similar …. la gente se encogen de miedo y demuestran reverencia a las deidades y la autoridad, pero ¿es esto lo que esperamos de los caballos?

Por otro lado tenemos lo que se supone que es “la” postura sumisa del caballo que la mayoría de nosotros hemos visto en realidad, en la forma de un abrir y cerrar la mandíbula de caballo joven, con la cabeza baja y extendida, con flexión en las rodillas o no …. por lo general hacia un caballo adulto. La mayoría de nosotros llamamos esto sumision, pero  esto  es verdad?

El zoólogo alemán, Zeeb (1959), llamó a este comportamiento Unterlegenheitsgebarde , mientras que hoy en día lo llamamos suena-dientes, “snapping” o “jawing”. Debido a que este comportamiento era normalmente exhibido por potrillos a los caballos adultos, especialmente el semental,  nos apresuramos a etiquetarlo como sumiso. En realidad, fue Boyd, quien cuestionó primero esto como sumision, ya que no inhibe la agresión de los demás, y esto descarta  la función de un comportamiento de sumisión. Aunque se ha informado de que este comportamiento puede tener un valor de apaciguamiento a quien se dedica a ella, lo que quiere decir que el comportamiento calma el presunto ejemplar sumiso, todavía se sabe poco sobre lo que está pasando.

Otros estudios, esta vez de Crowell Davis y colegas (1985), sugirieron que jawing como se ha descrito por Tyler (1972), puede ser en realidad una “actividad desplazada, desarrollado mamando con la madre” (Crowell et al, 1985).

Aún queda mucho por aprender acerca de la díada hombre-caballo, y lo que yo mismo he escrito puede tener que ser revisado de acuerdo con el progreso del conocimiento, ¡pero nosotros no deberíamos seguir alimentando “Just so stories”, éstos sólo causarán más falsas creencias perjudicales y ya tenemos bastante de estos en el mundo ecuestre.

Sólo para reflexiónar, la postura sumisa de un caballo entrenado se equipara a la indefensión aprendida!

“Indefensión aprendida / postura sumisa”

De pie en silencio con la cabeza baja, no responde a los estímulos sociales y ambientales normales, y alejándose sólo al comando de liberación o la directiva del controlador. Formación básica en ciertos espectáculos occidentales y disciplinas de trabajo.

Comentarios: Conseguido utilizando inundación o desensibilización mientras el caballo esta inmovilizado. (De el Equid Ethogram, Pagina 314, por Sue McDonnell, 2003)

Champ, el semental salva una potra de ahogarse

Click for english version

Por Becky Standridge

Puede aprender más acerca de Champ y los caballos de Salt River en su página de Facebook ! Haga clic aquí.

“Yo había oído de los caballos salvajes que viven en el Bosque Nacional Tonto durante años, pero nunca supe dónde encontrarlos, hasta principios de marzo de 2011, cuando mi amigo y yo nos encontramos con ellos al caminar nuestros perros en la zona. Me quedé sorprendida e inspirada. Este mismo amigo, un dueño de caballos experimentado, me mostró cómo encontrar mi camino por la zona y me enseñó una valiosa información sobre el comportamiento de caballos y cómo debo actuar a su alrededor. Empecé a volver a la zona con mi cámara, casi a diario, en busca de los caballos salvajes para que pudiera tratar de captar su magnífica belleza en las fotografías. Mis amigos y yo empezamos a nombrar a los caballos, ya que cada vez era más difícil referirse a ellos con sólo términos descriptivos.

Muchos han especulado con el origen de estos caballos salvajes y he encontrado la única afirmación constante es: “Ellos siempre han estado allí.” “Siempre”, para estos caballos, muy probablemente significa que sus antepasados ​​fueron traídos a la zona en el siglo 17 por el misionero español Padre Kino y por los conquistadores españoles que llegaron a la zona para ayudar a los indios Pima luchar contra los indios apaches. Es posible que algunos pueden haber llegado en el siglo 19 cuando el general George Crook llegó a la zona con la Caballeria Americana.

El 30 de junio de 2011, el día comenzó como cualquier otro día, cuando me fui a buscar, observar y fotografiar a los caballos salvajes que viven en el Bosque Nacional de Tonto. En la orilla sur del Salt River, Champ y su familia estaban pastando en la orilla del agua. Mientras fotografiabamos, una segunda banda liderada por un semental llamado Saint, llegó a la orilla norte del río para beber. Entre este grupo había dos potros  que estaban jugando. Esta actividad atrajo la atención de la familia de Champ y un pequeño grupo,  Champ, comenzó a cruzar el río. Una potranca se unió a ellos. Ella estaba aguas arriba del grupo cuando comenzaron a cruzar “.

“El río era demasiado poderoso y pronto la corriente obligó a la potranca ir en el centro del grupo. La potranca se perdo de vista y a continuación aparecía levantado sobre sus patas traseras – está teniendo problemas. El río comenzó a barrerla aguas abajo. Champ rompió con el grupo en su persecución. Trató de agarrarla por el lado de su cuello, pero no pudo. No estaba dispuesto a perderla, él la agarró suavemente por la parte de atrás de su cuello  y la guió de vuelta a la orilla sur, donde estaba seguro de que estaba a salvo “

“La potranca fue directamente al lado de su yegua, mientras Champ procedió a cruzar el río como lo había previsto. Una vez en el lado norte, saludó a Saint como un viejo amigo respetuoso. A su regreso a la orilla sur, saludó a cada uno de sus dos yeguas y se establecieron juntos a la yegua con la potranca. Entonces, como un final de cuento de hadas, tres pequeños pájaros se posaron sobre el trio “.

 

“Algunas personas piensan que los caballos no tienen alma, pero el alma de un caballo es mucho más grande que el hombre piensa. Es increíble. Y los caballos salvajes son aún más especiales.” (Becky Standridge)

Equilibre extiende un agradecimiento especial a Becky Standridge por su permiso para compartir esta extraordinaria historia! Gracias Becky!

Puede aprender más acerca de Champ y los caballos de Salt River en su página de Facebook ! Haga clic aquí.

Lucy Rees en Equilibre 2013

Una año mas hemos disfrutado de la sabiduría y buen hacer de Lucy Rees en compañia de muchos amigos y asistentes.

Fue un enorme placer compartir nuestro centro con mas de 25 asistentes que han venido de toda españa, y del estranjero.

Solo nos queda agradecer a Lucy Rees y a todos los participantes:

GRACIAS!!

 

 

 

 

 

 

Jenofonte – On horsemanship (Castellano)

Una selección de refranes del libro “On Horsemanship” por Jenofonte, traducidos libremente por Victor Ros.

“Una casa seria poco útil, por bonito que sean sus plantas superiores, si los cimientos no son los que deberían ser, por tanto habría poco que sacarle a un caballo, particularmente uno de guerra, si no esta sano sus pies, a pesar de otros puntos de excelencia, ya que no podría convertir ninguno de ellos a buena cuenta.”

“A la vez molestias deberían ser tomadas por parte del propietario para asegurar que el potro es manso, tratable, y afectivo, cuando se le entrega a un entrenador profesional. Es una condición que mayoritariamente se puede llevar a cabo  en casa y por el mozo – si sabe hacer que el animal conecte hambre y sed y la molestia de moscas con estar aislado, y a la vez comida y bebida y poder huir de las molestias con la presencia del hombre. Como resultado de este tratamiento, necesariamente el caballo joven adquirirá – no simplemente simpatía, pero unas ansias absolutas por los humanos. Se puede conseguir un buen trato, tocando, acariciando y dando palmadas a esas partes donde la criatura así desea ser manejado. Estos son las partes mas peludas, o donde, si hay algo que le molesta, el caballo puede como mínimo aliviarse el solo.”

“El mozo debería haber recibido para sacar a su carga por las multitudes, acostumbrándolo a todo tipo de objetos y ruidos; y si el potro muestra señales de aprehensión ante elles. el mozo deberá enseñarle – no con crueldad, si no con manejo gentil – que realmente no son tan formidables.”

“Pero si comida y ejercicio a vista de fortalecer el cuerpo del caballo son temas de primera consideración, no es menos importante prestar atención a los pies. Una cuadra con suelo liso y humedecido pudrirá el mejor casco que la naturaleza pueda dar.”

“El mejor precepto – la regla de oro – al tratar con un caballo es nunca acercarse a el de una forma enfadada. El enfado llevara al hombre hacer cosas que en un estado mas calmado le harían arrepentir. Por lo tanto, cuando un caballo evita cualquier objeto y se niega acercarse a el, le deberás enseñar que no hay nada de que temer, particularmente si es un animal asustadizo; a falto de, toca el objeto tu mismo, y luego le llevas con tranquilidad al objeto con ronzal . El plan opuesto de forzar a una criatura temerosa con golpes solo intensifica el miedo, el caballo mentalmente asocia el dolor que sufre en dicho momento con el objeto de sospecha, el cual considera naturalmente su causa.”

 ”Pero posiblemente no estas contento con un caballo útil de guerra. Te gustaría encontrar un animal para mostrar, un animal atractivo, con grandeza en su porte. Si es así, deberías abstener de pegarle estirones en la boca con el bocado, o aplicarle espuela o látigo – métodos adoptados comúnmente por personas para un efecto fino, pero de hecho consiguen todo lo contrario a sus metas. Es decir, arrastrándole la boca hacia arriba dejas el caballo ciego en vez de vivo hacia lo que tiene delante suyo; y los latigazos y espolazos distraen la criatura hasta el punto de asombro y peligro.”

“Entrenándolo para adoptar los mismos aires y sus gracias que asume naturalmente cuando presumiendo lo mejor de si, tiene a lo que aspiras – un caballo que disfruta de ser montado, un animal esplendido para mostrar, la felicidad de todos que le vean.”

Para nosotros, sin embargo, la mejor forma de instrucción, como vamos repitiendo, es dejar que el caballo sienta que cualquier cosa que haga en obediencia a los deseos del jinete serán seguidos por descanso y relajación.”

“Siguiendo una declaración de Simón, lo que un caballo haga bajo compulsión lo hace a ciegas, y su espectáculo no seria mas bonito que la de una bailarina enseñado con látigo y palo. El espectáculo de hombres y caballos así tratados muestran gesticulaciones torpes en vez de elegancia y belleza. Lo que necesitamos es que el caballo de su propia voluntad nos muestre sus mejores aires y pasos a señales fijas.”

“La majestuosidad de los hombres se descubre mejor en su trato grácil de estos animales.”

Puedes leer la obra completa (en ingles) siguiendo este enlace:  http://ebooks.adelaide.edu.au/x/xenophon/index.html

Yeguas conocidas reducen el estrés del destete

El destete en caballos ferales

En estado feral los caballos,, normalmente son destetados sobre los 9 meses de edad, coincidiendo con un nuevo parto de la yegua. Algunas yeguas que tiene que parir en primavera suelen destetar su potro del año anterior en invierno, pero la mayoría de ponis en la New Forest destetaron sus potros solo unos días o semanas antes del parto. (Tyler, 1972). Joel Berger (1986) en su estudio de los caballos de la Great Basin, observó que la mayoría (85%) de potros se destetaban sobre los 9 meses, y de estos el 90% no se vuelven a ver mamando durante el transcurso del estudio. Encontró también una correlación interesante entre la edad de destete y el historial y estado reproductivo de la yegua. Es decir, algunas yeguas destetaron sus potros a los 16 meses, y ninguna de estas parió el último año.

El destete natural es un proceso gradual en el cual las yeguas van limitando el acceso a la ubre de los potros y por tanto gradualmente estos aprenden a depender de otras fuentes de alimentación. La limitación impuesta por la yegua puede ser la de irse o evadir el potro, o incluso amenazándoles. Los potros a su vez han desarrollado tácticas para conseguir su fin de amamantar, algunos utilizan el bloqueo; colocándose literalmente delante y perpendicular a la madre quien es obligada a parar, el potro avanza rápidamente y con destreza empuja su cabeza bajo la ubre. Algunos utilizan una táctica descrita por Keiper (1985), donde los potros efectúan un “con job” o engaño, convencen a la madre para comenzar acicalamiento mutuo y se va posicionando cada vez mejor hasta que una vez más el hábil potro lanza su cabeza y golpea la urbe de su madre.

En estado feral los caballos aun siendo destetados no suelen sufrir de una separación forzada. En la New Forest, Tyler (1972) observó como aun habiendo sido destetados la mayoría de potros se quedaban cerca de sus madres hasta maduración sexual. Las potras suelen dispersar de su banda natal en cuanto les entra el primer celo y de estas 81% no vuelven a su banda después del primer cortejo. Los potros suelen juntarse con bandas de solteros con quienes habían sido expuestos anteriormente (71%), o son expulsados por los sementales en cuanto los potros llegan a la pubertad, sobre 18 meses. Sin embargo parece que tanto potros como potras pueden ir y venir de su banda natal, quedándose a veces días y semanas separados de la banda natal antes de irse definitivamente.

El destete en caballos domésticos

En las prácticas domesticas la situación es claramente diferente. En la todavía mayoría de casos los potros son separados de las madres a muy temprana edad y de una forma repentina.

Nuestras prácticas tienen consecuencias dramáticas tanto para las yeguas, a quienes les interrumpimos su programa evolutivo además de cambiar radicalmente su estilo de vida y prioridades, y a los potros, a quienes como mínimo les eliminamos una fuente de alimento y el apoyo de una estabilidad y seguridad emocional. Como dice Lucy Rees (1986); Un potro aislado y recién destetado se encuentra consternado, asustado y solo.

Un punto muy importante del siguiente estudio, y uno que seguramente la mayoría ya saben, es que el destete produce estrés al potro cual sea la forma que hagamos las cosas. Se trata pues de encontrar la forma en la cual sufren menos estrés e ir afinando nuestros conocimientos para mejorar nuestras prácticas.

Vista rápida del estudio

Behavioral and physiological responses of young horses to different weaning protocols: A pilot study.     
Erber R, Wulf M, Rose-Meierhöfer S, Becker-Birck M, Möstl E, Aurich J,                     Hoffmann G,  Aurich C.                    
Graf Lehndorff Institute for Equine Science , Neustadt (Dosse) , Germany.               Stress. 2011 Aug 29. [Epub ahead of print]

El equipo de Dra. Christine Aurich de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena, encontró que la manera en que el destete ocurre puede tener un efecto dramático sobre el tiempo necesitado por el potro para recuperarse del shock producido por dicha separación.

El grupo de investigación de Christine Aurich,  experimentaron tres maneras de destete con tres diferentes grupos de potros;

Grupo A – potros sometidos a un shock repentino y fueron separados de todas las yeguas de golpe, dejándoles solos.

Grupo B –  potros también separados de sus yeguas de forma repentina, pero esta vez se quedaron con ellos dos yeguas sin parentesco, pero que estuvieron con los potros desde su nacimiento hasta la conclusión del experimento.

Grupo C – potros gradualmente separados de las yeguas. Se fue sacando dos yeguas cada día durante tres días.

Los niveles de hormonas de estrés (cortisol)en la saliva de los potros y la variabilidad del latido del corazón (HRV) se utilizaron para medir los niveles de estrés con las siguientes conclusiones:

  • En todos los potros encontraron niveles de hormonas en saliva (cortisol) similar a los encontrados en caballos siendo transportados, indicando un alto grado de estrés.

  • Los niveles de hormonas no dependían del método de destete; todos sufren estrés y todos perdieron peso después del destete.

  • Sin embrago, encuentran diferencias significativas en el tiempo que tardan los potros en acostumbrarse a la vida sin la madre.

  • Los potros de los grupos A y C  tardaron más tiempo que los del grupo B en recuperar peso.

  • También se observo que los potros de los grupos A y C, pasaron mucho más tiempo que los del grupo B relinchando y caminando arriba y abajo, supuestamente buscando las madres.

Notas del autor

Claramente, hagamos lo que hagamos, el destete produce estrés en potros y yeguas. Hasta ahora han sido mayoría los que destetan sus potros a los 6 meses de edad. Los potros destetados muchas veces los juntan en grupos compuestos de potros de la misma edad. Se crea pues una congregación de animales estresados, algunos sin duda llevaran las secuelas el resto de su vida.

La Dra. Marthe Kiley-Worthington (1987) va mas allá en considerar la importancia de la experiencia temprana y sugiere como muchos otros científicos que el trauma causado durante el destete crea una base para el comportamiento anormal y también la de conductas antisociales. El proceso de destete está identificado y asociado con estrés potencial tanto psicológico, físico y nutricional (Waran et al, 2007) y es un tema de preocupación en el bienestar de los caballos. No es de extrañar ya que para el potro la privación maternal que conlleva un cambio radical en su dieta, además del aislamiento social y fuerte cambio de su entorno. Pero no acaba aquí el tema sino que también muchos sufren un incremento del manejo humano en este periodo.

Sigue habiendo un abismo entre lo que sabemos, lo que se ha experimentado científicamente, y las practicas actuales en el destete de potros. Me alegra sin embargo que los estudios científicos y cuantitativos nos indica claramente que si queremos entender como destetar potros de la forma mas saludable tenemos que seguir observando cómo los caballos ferales y incluso los équidos salvajes lo hacen en estado de libertad:

Gradualmente y a la edad conveniente (a partir de los 8,5 meses), sin ser separados de la madre o como mínimo dejarlos en compañía de otros 

Horsetalk article October 6, 2011 – Familiar mares can help reduce weaning stress – study

Horse.com article by: Christa Lesté-Lasserre October 03 2011-  Study: ‘Nanny’ Horses Reduce Weaning Stress for Foals

Desvelando el mito de refuerzos y castigos – Dr. Roger Abrantes

Traducido por Victor Ros del articulo original; Unveiling the Myth of Reinforcers and Punishers de Dr. Roger Abrantes

Habéis oído sobre los reforzadores negativos y positivos, castigos positivos y negativos. Encuentras difícil distinguir los unos de los otros, o incluso encontrar la definición correcta; estas confuso de cómo y cuándo utilizar uno u otro. Mi propósito es aclarártelo.

Siendo biólogo y etólogo, yo estudio estos temas independientes de ideales políticas, intereses comerciales y/o modas. Tendrás pues que perdonarme por alguna declaración que pudiera ser políticamente incorrecto. Por favor, ten en cuenta que no soy político, solo soy un biólogo.

Básicamente, y es tan simple como esto, el comportamiento de todos las criaturas vivas cambia a razón de sus consecuencias;  solo hay dos formas en la cual el comportamiento cambia. Puede ser más de ello, o menos de ello. Incluso lo que llamamos comportamiento nuevo, no es nada más que un incremento en frecuencia, intensidad y/o duración de los componentes del comportamiento en el repertorio del individual en cuestión. A veces, nuevos comportamientos son la suma de la recombinación de elementos bien practicados. Podemos alterar su frecuencia, su intensidad, su duración, y podríamos asociarlos con estímulos nuevos, pero si ese elemento particular de comportamiento no estuviera en el repertorio conductual del animal, no aparecería.

Como saben todos, el comportamiento que es reforzado tiende a incrementar en frecuencia, intensidad, y/o duración mientras el que es castigado tiende a hacer todo lo contrario. e.j.  disminuir en frecuencia, intensidad, y/o duración.

Como deberían saber todos, un refuerzo no es un premio como el cheque que nos da nuestro jefe al final del año porque gano mucho dinero. Un reforzador es todo lo que de alguna manera incrementa un comportamiento determinado. No podría incrementar el comportamiento de todos, ni todos los comportamientos. Un reforzador pues solo refuerza en relación a una conducta específica de un individuo especifico.  También podría funcionar, como lo hacen a veces los reforzadores, en otras circunstancias que esos previstos, y sobre una clase de individuos, pero esto es un “bonus”, no un requisito.

Un castigador tiende a disminuir la frecuencia, intensidad y / o duración de un comportamiento. Una vez más, castigadores son particulares a conductas específicas y individuos, y no tienen que operar sobre varios individuos o conductas. Hay hoy día, la tendencia de relacionar los castigos con violencia, mutilación, etc., pero un castigador es solo un aversivo, e.j. algo que alguien evitarías en contexto específico, y de ningún modo tiene porque ver con violencia o mutilación. Me disgusta inmensamente la mayonesa, lo cual implica que cualquier restaurante en la cual me sirven un bocadillo con mayonesa, disminuirá las veces que vaya ese restaurante específico. El chef me está castigando, aunque ni lo sabe. Cuando abro una ventana y casi me tira el viento por ser un día típico de esos ventosos, me apresuro a cerrarla de nuevo. Los elementos naturales me han castigado por la conducta abrir-mi-ventana.

Resumiendo, reforzadores y castigadores están por todas partes y son lo que conseguimos viviendo en un mundo con la cual  tenemos que interactuar. Si no te gustan una o ninguna de ellas, sugiero que dejes de vivir, ya que no hay forma mientras estés vivo, que puedas evitarlos por completo. Puedes aprender a controlarlos, controlando tu comportamiento, así recibes mas reforzadores y menos castigos, si es lo que quieres, pero incluso personas experimentados, lobos, osos, medusas, y por supuesto perros, muestran comportamientos no deseados, que son instantáneamente y debidamente castigados. Comportamiento castigado y comportamiento reforzado – es un hecho que así como aprendemos quieras o no.

La conclusión es que reforzadores y castigadores no son ni buenos ni malos, no son cosas que nos gusten o no, simplemente son estímulos que incrementan o disminuyen la frecuencia, intensidad y/o duración de una conducta. Algo reforzador un día puede ser castigador otro día y lo opuesto también seria verdad. Un reforzador para ti podría ser un castigador para mi hoy, y lo opuesto mañana.

Considera el próximo ejemplo: su perro está de pie delante suyo, y tienes en  tu mano un chuche (recompensa) y lo aguantas delante de sus ojos. Ahora, le miras al perro y le dices ‘sit’. El perro no se sienta, pone cara  de tontorrón y te ladra. Entonces, pones tu cara seria, emites un sonido-gruñido, y retiras el premio. Ahora, el perro se sienta  con cara inocentón. Te apresuras e decir ‘bien’, quitas la cara seria cambiándola por tu expresión mas amigable del día, y le das el chuche (recompensa) que habías aguantado delante de sus ojos, ese mismo que le habías quitado por tontorrón.  Esta es una situación que estoy seguro que muchos propietarios de perros y entrenadores se han encontrado incontables veces. ¿Hay algo malo en ello? ¿Nada en absoluto, verdad? OK, mirémoslo detenidamente. Dices ‘sit’, el perro no se sienta, y le quitas el chuche y pones tu cara seria. El termino técnico de quitar un chuche (recompensa) es castigo negativo mientras que la cara seria es un castigador positivo. Ahora el perro se sienta y quitas la cara seria y le das al perro un ‘bien’ y un chuche. Quitar tu cara seria es un refuerzo negativo y la presentación de ‘bien’ y el chuche son refuerzos positivos. En dos segundos has utilizado todas las cuatro herramientas (además correctamente).

Si no gustan los términos reforzador o especialmente castigador, los podemos cambiar. Una vez, sugerí que se llamasen incrementadores y disminuidores, por lo tanto reforzadores positivos serian incrementadores sumados y reforzadores negativos serian disminuidores sustraídos. No tiene ninguna importancia y preséntese como se presente, no cambia que sean castigadores. ¿Qué piensa sobre utilizar incrementador sumado y disminuidor sustraído? ¿Suena elaborado y seguramente no hará hervir la sangre de ninguno, verdad? ¿No tenéis  objeciones? Bien, porque si eres un buen entrenador de perros, estoy seguro que a veces utilizas estas técnicas. Si sustituimos los términos reforzador, castigador, positivo, y negativo con mi sugerencia, la famosa tabla de los cuatro procedimientos operantes quedaría así:

El aprendizaje no es nada más que cambiar comportamiento debido a sus consecuencias, y simple como podría parecer, se presenta indiscutiblemente más complejo que esto cuando lo tenemos que manejar en una situación practica de aprendizaje. Para ser un buen entrenador de animales, o un profesor, debemos dominar la ciencia de las teorías de aprendizaje y modificación de conducta, al igual que el arte de aplicarlo todo en el momento adecuado, en la medida adecuada, y por las razones adecuadas. Debemos poder ejercitar nuestro razonamiento para manejar nuestras emociones.Entonces, la vida es sobre aprender a controlar las consecuencias de nuestro comportamiento – y esto nos encaja perfectamente con nuestro trabajo como entrenadores de perros. Debemos ayudar nuestros perros controlar las consecuencias de su comportamiento, que no es lo mismo que evitarlos. Si como regla solo reforzamos o solo castigamos todo lo que hacen, estamos haciendo un pobre trabajo, y no estaremos preparándolos para la vida real donde ambos reforzadores y castigadores son una realidad dependiente de circunstancias y el comportamiento de uno. Te gusta, estas invitado a utilizarlo. Una precaución: No le importa nada al perro como llamamos las técnicas.

Disfruten de vuestra sesión de entrenamiento! 


Las pistas redondas en un mundo cuadrado

Últimamente, ha surgido mucho debate sobre el uso de la pista redonda y las prácticas y métodos que los incorporan. Las pistas redondas son tachados como herramientas de tortura por algunos y un lugar para crear un entorno amigable durante el adiestramiento, por otros. El debate es genial en el sentido de que ambas posturas coinciden en intentar conseguir un ambiente más saludable, seguro y amigable, lo cual nos llevara a una relación más provechosa.

De estos debates surgen nuevos estudios que guiaran nuestros conocimientos, cuestionar practicas, métodos y incluso formas de formular el pensamiento. En realidad todos los métodos se pueden mejorar en compas con descubrimientos sobre la conducta específica de cada especie, su variación individual, y la aplicación apropiada de las teorías de aprendizaje.

Los hombres y los caballos han compartido mucha historia y hay una inmensa fuente de conocimientos que se han ido pasando a lo largo estos años, pero muchas observaciones no han sido fáciles de transmitir. Como dijo Konrad Lorenz (1935) “Lenguaje mismo nos fuerza utilizar términos prestados de nuestra propia experiencia”, por lo tanto la objetividad no es tan simple como parece y muchos han descrito sus experiencias en términos que les son familiares en el momento.

Mayor consenso puede residir en definiciones más claras de los términos y conceptos generalmente utilizados en el mundo ecuestre, como en otros campos. Esfuerzos en esta dirección deben ser acogidos y reforzados en vista de no solo hablar las mismas cosas sino darle más efectividad en el lenguaje.

Habiendo dicho todo esto, claramente mostrando que mi propia objetividad es mermada por mis creencias;

Una de las cuestiones más importantes sobre técnicas de “round penning” , es sin duda la del bienestar.  Caballos no pueden escapar estímulos aversivos, inevitablemente causando estrés y posiblemente otros estado como desesperanza (indefensión aprendida). Muchas veces este estrés es provocado con la aparente función de establecer quién manda en el encuentro diádico

Los caballos evitan encuentros agonísticos y otra forma de apaciguamiento es desconocido en el reportorio conductual (etograma) de caballos. Biológicamente no tiene ningún sentido que un animal de presa se someta a otro animal que está siendo predatorio o amenazante, y parece ser que muchas veces se espera algo que no suele pasar.

Muchos términos como respeto, aceptado o obediencia son subjetivos y le confieren una facultad mental importante  a los caballos, al igual que utilizar dominancia y sumisión claramente demuestran que hay reconocimiento individual, discriminación etc.. En mi opinión la sugerencia indirecta de facultades mentales más altos es la única ventaja de este tipo de consideraciones.

Que ellos sienten, no está en cuestión. Que nosotros sentimos, si!

Mas información:

Hall C, Goodwin D, Heleski C, Randle H, Waran N. (2008) Is there evidence of learned helplessness in horses?  Journal of Applied Animal Welfare Science. 2008;11(3):249-66.