Entendiendo a los caballos

Click for english version

Es necesario un conocimiento básico sobre el comportamiento de caballos si vamos a proporcionarles un entorno doméstico seguro y saludable, en nuestra compañía. Los caballos han sido domesticados en todo el mundo durante muchos siglos, y existe gran cantidad de información fácilmente disponible sobre diferentes prácticas o procedimientos recomendados para obtener algún objetivo previsto.

A pesar de miles de años de domesticación y el resultante “especialización” de los caballos para trabajo u ocio a través de la cría artificial, los caballos siguen conservado sus características de comportamiento naturales y programas evolutivos.

No es de extrañar que surjan conflictos entre nuestros esquemas de mantenimiento o formación y los programas naturales para estos grandes herbívoros sociales no rumiantes, con demasiada frecuencia estabulados, aislados y alimentados con una dieta inadecuada basada en concentrados.

Además su manejo y entrenamiento son con frecuencia a través de tácticas coercitivas y restrictivas que se basan por lo general en unas nociones de dominación que sólo tienden a empeorar las cosas, con estrés o depresión como resultado final.

Caballos resienten demostraciones de autoridad. Ellos han evolucionado para reconocer rango sólo en las disputas por recursos como el alimento y el agua. Por lo general evitan situaciones aversivas o desagradables y son muy cuidadosos de los depredadores-su mayor temor es ser atrapado por otro ser. (McGreevy, 1996)

Joel Berger (1986), en una de las obras etológicas más completas sobre caballos salvajes, señaló que durante su estudio 6 años, los sementales solían ser agresivos con otros machos, pero la dominancia era discernible en menos del 5% de todas las interacciones y que más del 98% del su tiempo anual (yearly time-budget) se emplean en actividades no agresivas. Además, sus estudios concluyeron que la “dominancia intrabanda (o intragrupo) parecía ser de poca importancia para las yeguas.

Últimamente se ha hablado mucho sobre la importancia de la aplicación de conocimientos sobre comportamiento equino en su mantenimiento y doma, sin embargo las instalaciones (ambientes artificiales) todavía no están diseñados en consonancia con las necesidades evolutivas de los caballos, ni tampoco las técnicas de entrenamiento aseguran generalmente el bienestar del caballo en cuestión.

Es de lógica común y un hecho científico que para no solo garantizar el bienestar de los caballos, pero inculcar condiciones para su bienestar individual, habría que permitir que los caballos vivan en la mayor medida posible en nichos para las cuales habían evolucionado y que faciliten su adaptación a las muchas restricciones impuestas por la domesticación.

Tradiciones ecuestres que tienen su base en el establecimiento de una relación de cooperación con el caballo, parecen aproximarse más a las relaciones sociales que se ven en una sociedad equina viviendo sin las ataduras domésticas. (Goodwin, 1999)

Hoy en día encontramos caballos salvajes/asilvestrados en hábitats muy diferentes de todo el mundo. Los caballos se han adaptado a la vida en islas, desiertos, montañas y en las llanuras. A pesar de estas adaptaciones y las impuestas por la domesticación, debemos seguir considerando que han evolucionado, y son caballos.

Enjaular caballos

Click for english version

La práctica habitual en el mundo del caballo dicta que los caballos sean estabulados, provistos con comida, agua y un lugar para descansar. Este requisito minimalista para mantener caballos estabulados es un factor limitante para la expresión de los repertorios de comportamiento normales de caballos, que sin duda, pone en apuros el bienestar de los animales.

La cuadra, donde se confinan habitualmente caballos, por lo general son pequeños compartimentos. Compartimentos pequeños para confinar animales se conocen como jaulas.

Hasta las cuadras más lujosas son meros compartimentos para animales, entornos desprovistos de estímulos, donde los caballos son incapaces o no permitidos interactuar con otros de su especie, y tampoco pueden llevar a cabo actividades que desempeñarían si estuvieran en estado salvaje o un entorno enriquecido.

Esto puede ser bastante difícil de digerir para la mayoría de “monos desnudos”, ya que nuestra historia natural es muy diferente a la de ellos. Con las mejores intenciones les protegemos de las inclemencias, les alejamos y les mantenemos alejados de otros caballos para que no se lesionen entre ellos, encerrándolos por su supuesto bienestar, y nuestra propia tranquilidad. Nos esforzamos por darles de comer el mejor alimento de calidad, por lo general las cosas caras, basándonos en consejos de los profesionales, o simplemente siguiendo la excusa menos critica de “Siempre se ha hecho asi!”

El confinamiento en jaulas, corrales o incluso acuarios en la mayoría de los casos impide que los animales incurran en comportamientos exhibidos cuando se vive en condiciones más en acorde para la especie, y sabemos bien que esto puede causar sufrimiento y malestar.

Últimamente ha habido un gran interés en mejorar la calidad de vida de los animales en cautividad y domésticas que han llevado al desarrollo de enriquecimiento ambiental, que a su vez ofrecen estímulo y oportunidades para expresar comportamientos específicos de cada especie.

Un ejemplo del padre de Zoo Biología, Heini Hediger (1955), fue un enriquecimiento que proporciona en el Zoo de Zurich a las cebras en cautiverio. Durante uno de sus viajes a África, se dio cuenta de que muchas cimas de las termiteras habían sido pulidas. Heidiger, descubrió que las cebras venían a frotarse en estos montículos como parte de sus actividades de aseo personal, hasta dejarlas lisas.

En el recinto de la cebra en el parque zoológico de Zurich,  se instaló una imitación de termitero hecho de cemento y las cebras empezaron a frotarse con mucho entusiasmo y acabando derribar el montículo de cemento. Una vez que se reforzaron estos montículos improvisados, Hediger informó que el montículo “ha estado en uso diario desde entonces” (Hediger, 1955).

Ernst Inhelder, otro zoólogo suizo, estudió especies manteniendo animales aislados en recintos empobrecidos o estériles. Inhelder, señaló que los animales criados en esas condiciones desarrollan conductas y actividades sin sentido, repetitivos, y estereotipiados.

Se llevaron a cabo estudios similares en animales de laboratorio y, por ejemplo, se encontraron que los conejos movían la cabeza de lado a lado, mordían los barrotes o caminaban en círculos. (Morton et al., 1993). Lo mismo puede decirse para las aves (Morris, 1966), los carnívoros (Fox, 1986), roedores (Baenninger, 1967; Wiedenmayer, 1987;. Würbel et al, 1998;. Callard et al, 2000; Reinhardt y Reinhardt, 2001) y primates (Erwin y Deni, 1979; Poole, 1988; Harris, 1989).

En un intento de mejorar las condiciones a través de incrementar el tamaño de la jaula, Galef y Durlach (1993), así como Bayne y McCully (1989), encontraron que el tamaño de la jaula no reduce necesariamente la estereotipia. Esto es de esperar, ya que es el medio ambiente empobrecido que pueda ser la causa de los estereotipos y no sólo el tamaño de la jaula.

Cuadras abiertas, o mini paddocks se han aprovisionado recientemente en muchos centros de equitación, precisamente en un intento de enriquecer la vida de sus caballos. Estos compartimentos abiertos muchas veces siguen siendo estériles y carecen de enriquecimiento, sobre todo de la clase social. Pero son mejor que una patada en el culo!

Una estereotipia es un ritual  repetitivo de comportamiento que no tiene ninguna función aparente. Aquí una cita de Katherine Houpt:

“Durante años, hemos llamado a comportamientos como estos vicios de cuadra.” Denominar estereotipias,  “vicios” no es acertado  de acuerdo con los avances en investigación científica. Por otra parte, sin duda lo que nos indican estereotipias, es que no son realmente malos hábitos per se, sino simplemente las reacciones de los caballos que no están recibiendo lo que necesitan. Podéis leer más siguiendo este enlace: Stable Vice or Stereotypie?

A pesar de la domesticación, los animales conservan en gran parte el repertorio conductual básico de sus contrapartes salvajes. Hay poca evidencia que sugiere que el proceso de domesticación haya resultado en la pérdida del repertorio de comportamientos específicos de la especie (Price, 1999), como tampoco los patrones motores básicos (Scott y Fuller, 1965; Hale, 1969; Miller, 1977).

“Los animales domésticos son a veces provistas de un medio ambiente que es físicamente similar al hábitat de sus ancestros salvajes. Adaptaciones fisiológicas y de comportamiento a ese entorno se lograrán fácilmente. Muy a menudo, sin embargo, el ambiente de cautiverio no coincide con el ambiente ancestral y la adaptación es desafiada. “(Price, 1999)

No es de extrañar que cuando estos animales se sacan fuera de sus confines “aburridas”, aislados y más bien estériles, la mayoría reaccionan a los estímulos novedosos con comportamiento temeroso o agresivo. Parece que los caballos “(…) muestran un aumento compensatorio en la actividad cuando se libera de sus puestos de estabulación (Houpt et al., 2001).

El aislamiento social es una experiencia inquietante para los caballos, y los sujetos aislados muestran las reacciones de estrés de comportamiento y fisiológicas (Mal et al., 1991).

Es a la luz de toda la exposición anterior que debemos tener en cuenta que los caballos confinados o aislados en ambientes estériles, tales como las cuadras en batería convencionales o jaulas no son suficientes para proporcionar el bienestar y favorecer comportamientos más deseables, ya que no pueden realizar la mayoría de sus comportamientos específicos de especie tales como; huir, las relacionadas con comportamiento social, explorar el medio ambiente, incluso pastar o caminar.

Al final, realmente depende de ti si decides enjaular tu caballo, o no.

Boqueando a “alphas” y la sumisión en caballos

Click for english version

El articulo “Snapping at “Alphas” and submission in horses” ha sido libremente traducido al castellano por Manja de Les Vinyes, Gracias!

Traducido libremente tambien al sueco por Djurensratt: Snappa åt ledaren – om underkastelse hos hästar. . Gracias!

__________________

Los seres humanos tienden a tener una comprensión estereotipada de cómo se comportan los caballos, lo que probablemente se debe a la increíble cantidad de bagaje cultural acumulado a través de milenios de relacionarse con ellos. Cuando hablo de estereotipias humanas en respeto al caballo , me refiero a esas prácticas incuestionadas que son perjudiciales para su mantenimiento y manejo.

Jinetes de todas las clases sociales, disciplinas y disposiciones, parecen estar a favor (aún) de la idea de establecer rango entre ellos y los caballos con los que interactúan.  Innumerables comportamientos no deseados son aparentemente resueltos tan pronto como el caballo sabe quién es el jefe. No me malinterpreten, no tengo nada en contra de los diferentes enfoques de la equitación, ya que la mayoría han ayudado a alguien o su caballo, o incluso ambos, para una mejor relación, y eso es una cosa buena.

Sin embargo, es una pena que tantos buenos entrenadores no se toman el tiempo para entender qué es de lo que realmente están hablando. Yo no voy a discutir, si “Alphas” existen realmente o no, las circunstancias y los ambientes varían mucho, suficiente para producir la así llamada posición alfa en grupos, a veces se ve claramente en el ámbito doméstico (restringida). Animales alfa son por lo general los déspotas (dictadores), y estoy seguro de que la mayoría, pero no todos, los que participan en los caballos en realidad no pretenden obtener esta etiqueta.

Cuando se separan los hechos de la ficción, y quién es responsable de garantizar que la información que se proporciona a los demás, es por lo menos realista, o incluso justificado en contraste con el conocimiento acumulado a lo largo de los años?

Pocos biólogos, etólogos, o ecólogos comportamentalistas han estudiado realmente los caballos en estado de libertat, o lo que puede significar. Una de las razones de esta falta de interés se debe probablemente a que los caballos se han extinguido en los hábitats en los que se han desarrollado, junto con la dificultad de trabajar en el campo. Pocas populaciones de esta  presa tienen en realidad predadores cazandolos, y esto por sí solo plantea muchas preguntas que necesitan respuestas, sobre todo en lo que se refiere a la dinámica social, y cómo influyen los depredadores en la cohesión del grupo.

Los caballos son sociales por muchas razones, pero la principal justificación de la socialidad es que los beneficios de bienestar social son mayores que los de ser solitario. Cooperación en los caballos se ha pasado por alto, y el enfoque se ha colocado en un subproducto de los grupos cooperantes: agresión intragrupo y jerarquías de dominancia.

foal snapping at pinxo fsw
Siguiendo cualquier definición que puede ser descrito, es evidente que para alcanzar tal posición  en cualquier grupo,  una serie de variables ambientales, incluyendo las interacciones con sus congéneres,  tendrán que siempre ser asi. Por ejemplo, la competencia por los recursos, donde el alfa o “top dog” tiene derechos exclusivos sobre todos los demás en su grupo, está limitada por las restricciones ambientales. Los caballos, en condiciones de vida libre no suelen competir por la hierba que crece en todas partes,  sería una pérdida de tiempo y energía. De hecho, en uno de los estudios más completos sobre los caballos en Granite Range por Berger y colaboradores (1986) tenía esto que decir acerca de la importancia de las jerarquías de dominancia:

“Tradicionalmente se ha pensado que a través de la agresividad los caballos pueden  alcanzar un alto rango y el acceso a los recursos alimentarios limitados (revisado por Wittenberger, 1981). Esto no parece ser el caso entre las yeguas de Granite Range”.

“(…) Incluso en primavera, cuando la comida era muy limitada y el nuevo crecimiento vegetativo aún no había comenzado, se produjeron muy pocas peleas por la alimentación.”

“Si la dominancia confiere beneficios reproductivos en caballos femeninos, algunos efectos de dominancia deben ser discernible. Durante el período de estudio no sugieron correlatos claros entre el éxito reproductivo y la dominancia “(Berger, 1986: el énfasis es mío)

“(…) Más del 98% del tiempo anual de un semental se gastó en actividades no agresivas.”

Berger (1986), quien fue el responsable de este estudio de 5 años de los caballos en Granite Range, habla con claridad suficiente sobre los caballos salvajes de la Great Basin: Competencia Social y tamaño de la población. (Recomiendo el libro a todos!)

En un ambiente menos “naturalista”, como en paddocks o corrales, nosotros sin embargo vemos caballos intentando, a veces sin cesar, controlar los recursos focales como cubos de alimentación, pilas de heno, bebederos, depósitos de sal, etc.

“En condiciones naturales, es raro ver una agresión abierta o un solo individuo controlar un recurso limitado. Sin duda, en condiciones naturales, caballos rara vez tienen el equivalente de un individuo alfa dentro de una banda o una banda alfa dentro de una manada. Más bien suele haber un orden más complejo, menos lineal, con la división de los roles de liderazgo y defensa jugados por una serie de individuos  y, a veces alianzas que se abren a la acción en función de la situación “(Sue McDonnell, 2003 -. El pp etograma Equid 21 -22)

Estoy totalmente de acuerdo con la declaración anterior del Dr. McDonnell y los hallazgos de Berger (1986), más arriba. También estoy de acuerdo en que, en condiciones de vida libre, la belleza o trastorno del orden social, esta empapado de estrategias de vida variables que generalmente están limitadas por un entorno doméstico.

Al parecer, muchos observadores extrapolan sus conocimientos y experiencia de un ámbito doméstico a una situación “salvaje”, y esto es en mi opinión nunca mejor expresado que por Stephen Budiansky (1977):

“Los caballos han sido envueltos en sueños humanos, mitos, ambiciones y sentimientos durante tanto tiempo que la historia que hemos llegado a creer, a menudo no es más que un reflejo distorsionado de nuestros propios deseos, y luego no siempre nuestros deseos más nobles.”

“Los mitos que el hombre ha atribuido a los caballos, y los motivos que imputan a la misma, siguen constituyendo un conjunto de valores inconscientes y a menudo supuestos, no examinadas sobre la naturaleza equina”.

https://equilibregaia.files.wordpress.com/2013/03/moving-away-snapping.jpg

Dejemos el tema  del caballo alfa, vamos a ver otra cosa desconcertante para algunos, incluyéndome a mí mismo, que se puede encontrar en lo que se denomina con frecuencia la sumisión en los caballos. Continuando con nuestra creación de esas historias que harían Rudyard Kipling orgulloso, nos topamos con otro término que se utiliza a menudo, pero nunca se explicó.

Dicen que supuestamente hay  un “top dog” en todos los grupos de caballos, por lo menos aquellos que desean que así sea, y por tanto debe entonces existir  también lo contrario: el “underdog”, el feo/débil  de la camada o individuo sumiso.

Una gran cantidad de domadores de caballo venden métodos en los que se enseña al hombre a ganar la posición que un caballo dominante tendría dentro de su banda. Con los gestos, el contacto visual, agitando bolsas de plástico, la posición del cuerpo, todo se utiliza para comunicar nuestras intenciones de ser “Alpha” en nuestra manada de dos. La mayoría de estos procedimientos se basan en algo que por lo general no se materializa, tan intensamente que podemos intentar, nos encontramos en la espera de un gesto de sumisión del caballo.

Un vistazo rápido a través de la literatura científica sobre el comportamiento del caballo, lo deja a uno perplejo en cuanto a lo que estos gestos son en realidad, o incluso si es que existen …. oh pero deben. Sin embargo, como  Sue McDonnell señala, en los debates académicos científicos sobre este tema revelan que “(…) la sumisión de una especie  como el caballo significa la retirada o escape.” (McDonnell, 1993).

En lugar de esperar la retirada de los encuentros agresivos o amenazantes, una serie de gestos y posturas de la cabeza tienen el propósito de llamar la atención sobre la preparación del caballo en la aceptación de nuestro liderazgo auto-proclamado, alfa o estado de superhombre. Bajar la cabeza, morderse los labios y una serie de otros gestos han sido retratados como indicativo de la sumision, pero lo son realmente?

Tenemos dos consideraciones con respecto a la sumisión digna de contemplación, uno de los cuales es retirada sumisa (McDonnell, 1993), también conocido como mirar hacia el otro lado / dar la espalda (Feist, 1971) o huida (Houpt y Wolski, 1982). Este retiro llamado sumiso, está catalogado en el etograma Equid como: (McDonnell, 1993) “(…) el movimiento que mantiene o aumenta la distancia de un individuo a otro caballo acercándose o siguiendo.”

Un rápido vistazo a la descripción de este comportamiento como se muestra en la etograma, señala una posición específica en la que el caballo en retirada tiene la cabeza gacha, con las orejas hacia atras, en cualquier paso, pero por lo general al trote .

Muy diferente a lo que algunos jinetes esperan, caballo de cara hacia ellos, con la cabeza bajada o moviendo las mandíbulas como si dijera: me rindo, quiero negociar o incluso: Hola Sr. Alpha. Perros se dejan caer pancha arriba, por lo que entonces los caballos deben hacer algo similar …. la gente se encogen de miedo y demuestran reverencia a las deidades y la autoridad, pero ¿es esto lo que esperamos de los caballos?

Por otro lado tenemos lo que se supone que es “la” postura sumisa del caballo que la mayoría de nosotros hemos visto en realidad, en la forma de un abrir y cerrar la mandíbula de caballo joven, con la cabeza baja y extendida, con flexión en las rodillas o no …. por lo general hacia un caballo adulto. La mayoría de nosotros llamamos esto sumision, pero  esto  es verdad?

El zoólogo alemán, Zeeb (1959), llamó a este comportamiento Unterlegenheitsgebarde , mientras que hoy en día lo llamamos suena-dientes, “snapping” o “jawing”. Debido a que este comportamiento era normalmente exhibido por potrillos a los caballos adultos, especialmente el semental,  nos apresuramos a etiquetarlo como sumiso. En realidad, fue Boyd, quien cuestionó primero esto como sumision, ya que no inhibe la agresión de los demás, y esto descarta  la función de un comportamiento de sumisión. Aunque se ha informado de que este comportamiento puede tener un valor de apaciguamiento a quien se dedica a ella, lo que quiere decir que el comportamiento calma el presunto ejemplar sumiso, todavía se sabe poco sobre lo que está pasando.

Otros estudios, esta vez de Crowell Davis y colegas (1985), sugirieron que jawing como se ha descrito por Tyler (1972), puede ser en realidad una “actividad desplazada, desarrollado mamando con la madre” (Crowell et al, 1985).

Aún queda mucho por aprender acerca de la díada hombre-caballo, y lo que yo mismo he escrito puede tener que ser revisado de acuerdo con el progreso del conocimiento, ¡pero nosotros no deberíamos seguir alimentando “Just so stories”, éstos sólo causarán más falsas creencias perjudicales y ya tenemos bastante de estos en el mundo ecuestre.

Sólo para reflexiónar, la postura sumisa de un caballo entrenado se equipara a la indefensión aprendida!

“Indefensión aprendida / postura sumisa”

De pie en silencio con la cabeza baja, no responde a los estímulos sociales y ambientales normales, y alejándose sólo al comando de liberación o la directiva del controlador. Formación básica en ciertos espectáculos occidentales y disciplinas de trabajo.

Comentarios: Conseguido utilizando inundación o desensibilización mientras el caballo esta inmovilizado. (De el Equid Ethogram, Pagina 314, por Sue McDonnell, 2003)

Champ, el semental salva una potra de ahogarse

Click for english version

Por Becky Standridge

Puede aprender más acerca de Champ y los caballos de Salt River en su página de Facebook ! Haga clic aquí.

“Yo había oído de los caballos salvajes que viven en el Bosque Nacional Tonto durante años, pero nunca supe dónde encontrarlos, hasta principios de marzo de 2011, cuando mi amigo y yo nos encontramos con ellos al caminar nuestros perros en la zona. Me quedé sorprendida e inspirada. Este mismo amigo, un dueño de caballos experimentado, me mostró cómo encontrar mi camino por la zona y me enseñó una valiosa información sobre el comportamiento de caballos y cómo debo actuar a su alrededor. Empecé a volver a la zona con mi cámara, casi a diario, en busca de los caballos salvajes para que pudiera tratar de captar su magnífica belleza en las fotografías. Mis amigos y yo empezamos a nombrar a los caballos, ya que cada vez era más difícil referirse a ellos con sólo términos descriptivos.

Muchos han especulado con el origen de estos caballos salvajes y he encontrado la única afirmación constante es: “Ellos siempre han estado allí.” “Siempre”, para estos caballos, muy probablemente significa que sus antepasados ​​fueron traídos a la zona en el siglo 17 por el misionero español Padre Kino y por los conquistadores españoles que llegaron a la zona para ayudar a los indios Pima luchar contra los indios apaches. Es posible que algunos pueden haber llegado en el siglo 19 cuando el general George Crook llegó a la zona con la Caballeria Americana.

El 30 de junio de 2011, el día comenzó como cualquier otro día, cuando me fui a buscar, observar y fotografiar a los caballos salvajes que viven en el Bosque Nacional de Tonto. En la orilla sur del Salt River, Champ y su familia estaban pastando en la orilla del agua. Mientras fotografiabamos, una segunda banda liderada por un semental llamado Saint, llegó a la orilla norte del río para beber. Entre este grupo había dos potros  que estaban jugando. Esta actividad atrajo la atención de la familia de Champ y un pequeño grupo,  Champ, comenzó a cruzar el río. Una potranca se unió a ellos. Ella estaba aguas arriba del grupo cuando comenzaron a cruzar “.

“El río era demasiado poderoso y pronto la corriente obligó a la potranca ir en el centro del grupo. La potranca se perdo de vista y a continuación aparecía levantado sobre sus patas traseras – está teniendo problemas. El río comenzó a barrerla aguas abajo. Champ rompió con el grupo en su persecución. Trató de agarrarla por el lado de su cuello, pero no pudo. No estaba dispuesto a perderla, él la agarró suavemente por la parte de atrás de su cuello  y la guió de vuelta a la orilla sur, donde estaba seguro de que estaba a salvo “

“La potranca fue directamente al lado de su yegua, mientras Champ procedió a cruzar el río como lo había previsto. Una vez en el lado norte, saludó a Saint como un viejo amigo respetuoso. A su regreso a la orilla sur, saludó a cada uno de sus dos yeguas y se establecieron juntos a la yegua con la potranca. Entonces, como un final de cuento de hadas, tres pequeños pájaros se posaron sobre el trio “.

 

“Algunas personas piensan que los caballos no tienen alma, pero el alma de un caballo es mucho más grande que el hombre piensa. Es increíble. Y los caballos salvajes son aún más especiales.” (Becky Standridge)

Equilibre extiende un agradecimiento especial a Becky Standridge por su permiso para compartir esta extraordinaria historia! Gracias Becky!

Puede aprender más acerca de Champ y los caballos de Salt River en su página de Facebook ! Haga clic aquí.

Lucy Rees en Equilibre 2013

Una año mas hemos disfrutado de la sabiduría y buen hacer de Lucy Rees en compañia de muchos amigos y asistentes.

Fue un enorme placer compartir nuestro centro con mas de 25 asistentes que han venido de toda españa, y del estranjero.

Solo nos queda agradecer a Lucy Rees y a todos los participantes:

GRACIAS!!

 

 

 

 

 

 

Yeguas conocidas reducen el estrés del destete

El destete en caballos ferales

En estado feral los caballos,, normalmente son destetados sobre los 9 meses de edad, coincidiendo con un nuevo parto de la yegua. Algunas yeguas que tiene que parir en primavera suelen destetar su potro del año anterior en invierno, pero la mayoría de ponis en la New Forest destetaron sus potros solo unos días o semanas antes del parto. (Tyler, 1972). Joel Berger (1986) en su estudio de los caballos de la Great Basin, observó que la mayoría (85%) de potros se destetaban sobre los 9 meses, y de estos el 90% no se vuelven a ver mamando durante el transcurso del estudio. Encontró también una correlación interesante entre la edad de destete y el historial y estado reproductivo de la yegua. Es decir, algunas yeguas destetaron sus potros a los 16 meses, y ninguna de estas parió el último año.

El destete natural es un proceso gradual en el cual las yeguas van limitando el acceso a la ubre de los potros y por tanto gradualmente estos aprenden a depender de otras fuentes de alimentación. La limitación impuesta por la yegua puede ser la de irse o evadir el potro, o incluso amenazándoles. Los potros a su vez han desarrollado tácticas para conseguir su fin de amamantar, algunos utilizan el bloqueo; colocándose literalmente delante y perpendicular a la madre quien es obligada a parar, el potro avanza rápidamente y con destreza empuja su cabeza bajo la ubre. Algunos utilizan una táctica descrita por Keiper (1985), donde los potros efectúan un “con job” o engaño, convencen a la madre para comenzar acicalamiento mutuo y se va posicionando cada vez mejor hasta que una vez más el hábil potro lanza su cabeza y golpea la urbe de su madre.

En estado feral los caballos aun siendo destetados no suelen sufrir de una separación forzada. En la New Forest, Tyler (1972) observó como aun habiendo sido destetados la mayoría de potros se quedaban cerca de sus madres hasta maduración sexual. Las potras suelen dispersar de su banda natal en cuanto les entra el primer celo y de estas 81% no vuelven a su banda después del primer cortejo. Los potros suelen juntarse con bandas de solteros con quienes habían sido expuestos anteriormente (71%), o son expulsados por los sementales en cuanto los potros llegan a la pubertad, sobre 18 meses. Sin embargo parece que tanto potros como potras pueden ir y venir de su banda natal, quedándose a veces días y semanas separados de la banda natal antes de irse definitivamente.

El destete en caballos domésticos

En las prácticas domesticas la situación es claramente diferente. En la todavía mayoría de casos los potros son separados de las madres a muy temprana edad y de una forma repentina.

Nuestras prácticas tienen consecuencias dramáticas tanto para las yeguas, a quienes les interrumpimos su programa evolutivo además de cambiar radicalmente su estilo de vida y prioridades, y a los potros, a quienes como mínimo les eliminamos una fuente de alimento y el apoyo de una estabilidad y seguridad emocional. Como dice Lucy Rees (1986); Un potro aislado y recién destetado se encuentra consternado, asustado y solo.

Un punto muy importante del siguiente estudio, y uno que seguramente la mayoría ya saben, es que el destete produce estrés al potro cual sea la forma que hagamos las cosas. Se trata pues de encontrar la forma en la cual sufren menos estrés e ir afinando nuestros conocimientos para mejorar nuestras prácticas.

Vista rápida del estudio

Behavioral and physiological responses of young horses to different weaning protocols: A pilot study.     
Erber R, Wulf M, Rose-Meierhöfer S, Becker-Birck M, Möstl E, Aurich J,                     Hoffmann G,  Aurich C.                    
Graf Lehndorff Institute for Equine Science , Neustadt (Dosse) , Germany.               Stress. 2011 Aug 29. [Epub ahead of print]

El equipo de Dra. Christine Aurich de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena, encontró que la manera en que el destete ocurre puede tener un efecto dramático sobre el tiempo necesitado por el potro para recuperarse del shock producido por dicha separación.

El grupo de investigación de Christine Aurich,  experimentaron tres maneras de destete con tres diferentes grupos de potros;

Grupo A – potros sometidos a un shock repentino y fueron separados de todas las yeguas de golpe, dejándoles solos.

Grupo B –  potros también separados de sus yeguas de forma repentina, pero esta vez se quedaron con ellos dos yeguas sin parentesco, pero que estuvieron con los potros desde su nacimiento hasta la conclusión del experimento.

Grupo C – potros gradualmente separados de las yeguas. Se fue sacando dos yeguas cada día durante tres días.

Los niveles de hormonas de estrés (cortisol)en la saliva de los potros y la variabilidad del latido del corazón (HRV) se utilizaron para medir los niveles de estrés con las siguientes conclusiones:

  • En todos los potros encontraron niveles de hormonas en saliva (cortisol) similar a los encontrados en caballos siendo transportados, indicando un alto grado de estrés.

  • Los niveles de hormonas no dependían del método de destete; todos sufren estrés y todos perdieron peso después del destete.

  • Sin embrago, encuentran diferencias significativas en el tiempo que tardan los potros en acostumbrarse a la vida sin la madre.

  • Los potros de los grupos A y C  tardaron más tiempo que los del grupo B en recuperar peso.

  • También se observo que los potros de los grupos A y C, pasaron mucho más tiempo que los del grupo B relinchando y caminando arriba y abajo, supuestamente buscando las madres.

Notas del autor

Claramente, hagamos lo que hagamos, el destete produce estrés en potros y yeguas. Hasta ahora han sido mayoría los que destetan sus potros a los 6 meses de edad. Los potros destetados muchas veces los juntan en grupos compuestos de potros de la misma edad. Se crea pues una congregación de animales estresados, algunos sin duda llevaran las secuelas el resto de su vida.

La Dra. Marthe Kiley-Worthington (1987) va mas allá en considerar la importancia de la experiencia temprana y sugiere como muchos otros científicos que el trauma causado durante el destete crea una base para el comportamiento anormal y también la de conductas antisociales. El proceso de destete está identificado y asociado con estrés potencial tanto psicológico, físico y nutricional (Waran et al, 2007) y es un tema de preocupación en el bienestar de los caballos. No es de extrañar ya que para el potro la privación maternal que conlleva un cambio radical en su dieta, además del aislamiento social y fuerte cambio de su entorno. Pero no acaba aquí el tema sino que también muchos sufren un incremento del manejo humano en este periodo.

Sigue habiendo un abismo entre lo que sabemos, lo que se ha experimentado científicamente, y las practicas actuales en el destete de potros. Me alegra sin embargo que los estudios científicos y cuantitativos nos indica claramente que si queremos entender como destetar potros de la forma mas saludable tenemos que seguir observando cómo los caballos ferales y incluso los équidos salvajes lo hacen en estado de libertad:

Gradualmente y a la edad conveniente (a partir de los 8,5 meses), sin ser separados de la madre o como mínimo dejarlos en compañía de otros 

Horsetalk article October 6, 2011 – Familiar mares can help reduce weaning stress – study

Horse.com article by: Christa Lesté-Lasserre October 03 2011-  Study: ‘Nanny’ Horses Reduce Weaning Stress for Foals

De Revolutionibus-Notas sobre la Doma Natural- Lucy Rees

Cada mañana, Phoebus Apolo ata sus caballos, hijos del viento, al carro del sol, y vuela a través del cielo, dejándose caer de vuelta a la tierra or la noche. Después de todo, los caballos deben comer. No puedes verlo porque la luz del sol ciega tus ojos, pero como crees que ocurre el amanecer cada día?

Si crees lo que ven tus ojos llegas a la conclusión poco fantástica de que el sol simplemente orbita la tierra, sin embargo rápidamente vuelves a hechos que reconstruyen el elemento fantasía. Las rutas planetarias se parecen a las que hacen los dervishes cuando giran, y las fases de la luna son, bueno, tonterías. Acabas inventando dioses que se comportan como niños mimados, o un Dios con una mente inescrutable. Solo años de observación te capacitan para predecir mas o menos adonde irán a parar los planetas, porque la teoría sola no puede.

Una visión egocéntrica o geocéntrica resulta errónea.

Fue Copérnico quien poniendo el sol en el centro, simplificó el misterio y las matemáticas; Galileo, que casi fue el primer astrónomo mártir pero salvó la vida mintiendo; Newton que con las leyes de la gravedad y movimiento dio sentido a las órbitas. Asimismo, muchos otros contribuyeron en producir esta imagen tan elegantemente simple, que su verdad ahora parece obvia y siempre está presente en cualquier atlas infantil. Las revoluciones no se dan de un día para otro, ni tampoco son el producto de únicos flashes de genios: son, mas bien, iluminaciones emergentes puntualizadas por períodos de fuegos fatuos.

Esta revolución tanto en el pensamiento psicológico como en el científico tiene su humilde paralelismo en el horsemanship contemporáneo. Tradicionalmente nuestra visión de los caballos ha sido típicamente egocéntrica: Dios dio al hombre el dominio sobre todos los animales, los caballos están para servirnos, para que les muestren quién es el maestro. Desafortunadamente, Dios olvidó decírselo y resultan difíciles de convencer: retozan como dervishes rodantes y son capaces de hacer tonterías, aunque años de experiencia te ayudan a predecir algunas de sus excentricidades.

La etología de la evolución nos da una imagen de la claridad de Copérnico. El comportamiento de los caballos no gira entorno a nosotros, sino que lo hace en relación a la supervivencia y cría en la vida salvaje, donde ellos evitan ser cazados y viven juntos lo más harmoniosamente posible. Les gusta repetir las experiencias agradables y evitar las desagradables, y al ser rápidos aprendiendo, podemos adiestrarlos. Cuanto mas cerca estemos de mantener sus expectativas de evolución, más fácil es: los animales que quieren estar en cualquier otro sitio no aprenden fácilmente.

Por esta razón, en el entrenamiento en el picadero redondo en el que dejamos el caballo suelto, en donde usamos su entendimiento natural del lenguaje corporal y le permitimos perder sus desconfianzas en el tiempo que necesiten hasta que la curiosidad aparezca, es, o puede ser, mas fácil y rápido que de otros modos, con algunas salvedades. ( Una es que recordemos que un buen entrenamiento debe incluir refuerzos, facilidades y equilibrio, que siempre requiere tiempo). Afortunadamente no hay una inquisición ecuestre; si no, como a Giordano Bruno, me habrían quemado: aquí en España, con su historia de salvaje autoritarismo que acabó recientemente, el entrenamiento en el picadero redondo parece cosa de brujería y de drogas. Pero incluso en los países con una historia decente de democracia, el peso de los intereses humanos importa mucho. Nos gusta ser capaces de controlar y tener medios materiales para hacerlo. Y renunciar a las actitudes egocéntricas no es fácil.

Esto se refleja de dos maneras, la primera práctica. El entrenamiento “natural” puede producir resultados tan espectaculares como para ser la delicia de un exhibicionista. No es difícil mantener al caballo completamente pasivo y, para impresionar, trabajarlo hasta el punto que deja de aprender y cooperar pasiva en lugar de activamente, dejándose tratar rudamente. Esto satisface algunos; pero cada vez mas, los que tienen ojo crítico ven un acto de insensibilidad, una falta de interés, en caballos cuya huella, de Parelli o de entrenamiento en un picadero redondo, ha sido excesiva. En cualquier tipo de entrenamiento, la cualidad mas difícil de adquirir es la sensibilidad de saber cuando parar.

El segundo modo es más profundo, conceptual. En la revolución astronómica, un hecho importante para aceptar que no somos el centro del universo, fue mostrado por Tycho Brahe, quien aceptando que Copérnico estaba en lo cierto cuando decía que los planetas orbitaban alrededor del sol, decía que el sol daba vueltas alrededor de la tierra. Esto le provocó a el y a su discípulo Kepler espantosos dolores de cabeza. Conceptualmente, nuestra revolución también sufre de algún tipo de Tycho Brahe-ismo, falta de disposición en aceptar plenamente que no todos los animales comparten nuestro punto de vista. Eso concierne la dominancia.

Cuando compiten por recursos limitantes, un animal en un grupo tiende a tomar el control o la dominancia más rápido y fácilmente que otros. En algunos animales, especialmente en carnívoros sociales y primates, la dominancia es atractiva para los subordinados, quienes se aproximan al dominante con gestos serviles y permiten que les controle el comportamiento. El desobediente pasa hambre. En otros casos, como en los caballos, cuyo ambiente natural no presenta competencia por la comida, la reacción hacia el dominante es de evitación. En momentos de duda o amenaza externa, no se vuelven hacia el dominante sino hacia el líder en cuyo juicio confían. Copian las acciones y actitudes del líder voluntariamente.

Aunque ha sido demostrado que en caballos a) en condiciones naturales, las jerarquías de dominancia están tan pobremente desarrolladas que son invisibles y necesitan competencia creada artificialmente para desarrollarse, y b) en grupos parcialmente controlados, el líder y el dominante no son necesariamente el mismo individuo; hay poca disposición tanto por parte de domadores como de algunos científicos de abandonar las actitudes humanas de dominancia. Vivimos en una sociedad altamente competitiva, donde las jerarquías de poder, las batallas por el estatus y demás están fuertemente enfatizadas. Una estructura social verdaderamente cooperativa, no jerárquica y no autoritaria es inconcebible para muchos, aunque podemos verlo a pequeña escala cada día.

Así, muchos entrenadores de picadero redondo creen que la técnica es un modo psicológico de demostrar dominancia sobre el caballo, que es echado cada vez que no cumple con lo que se le pide, pero que luego viene hacia nosotros en busca de liderazgo y se somete a nuestro control. Esto es un modo de pensar confuso, que resulta en, como dice mi amiga Amy Coffman ( una atenta y experimentada observadora de los domadores “naturales” de América), un modo punitivo de usar el picadero redondo: el caballo está obligado a galopar hasta que se somete. Yo misma he observado esta actitud agresiva en algunos alumnos que han aprendido de otros. El único domador de picadero redondo que diferencia entre los roles jugados por el líder y por el dominante es Mark Rashid, quien probablemente ( estoy suponiendo) no ha leído literatura científica pero es un observador agudo e imparcial. Es curioso que los que saben que las actitudes dominantes repelen a los caballos, alcanzan a comprender su verdadero significado: que los caballos no obedecen a los dominantes. Los evitan.

La única orden directa que un caballo dirige a otro es “ fuera de mi espacio”, que no nos ayuda mucho. No hay ninguna razón que nos haga suponer que ellos entienden ordenes o obediencia, aunque entienden el dolor y la incomodidad.

Si, en acorde con la etología equina, renunciamos al modelo de dominancia/obediencia, ¿cual es la base de la aparente obediencia del caballo? ¿Qué los hace tan complacientes?

Una posibilidad es que ellos simplemente aprenden, como está asumido en muchas formas de entrenamiento. Ambas, teoría y práctica muestran que usando la calma y el refuerzo positivo hacen este proceso más exitoso, pero esto solo no explica la rapidez del entrenamiento en el picadero redondo comparado con otras formas. ¿Puede ser que abandonando el modelo de dominancia/obediencia se nos abran los ojos a otros factores que gobiernan nuestra relación con el caballo? Yo creo que puede, y me gustaría presentar algunos que se han convertido en obvios para mi, en un deseo de que esto estimule la discusión.

Primero, asumo que estáis familiarizados con las ideas de que la comunicación natural hombre/caballo está basada en el lenguaje corporal, y que un caballo busca compañía fidedigna y de confianza cuando se siente inseguro. Entones el sigue a su líder, caballo o humano.

Pero hay mas sobre esto que el simple hecho de seguir. Cuando un grupo de caballos es atacado, se agrupan y se mueven como uno solo. Es un movimiento general de la presa que confunde el ojo del depredador, borrando la línea de cada individuo y dando a ver una unión enorme, la manada coordinada ( el rebaño, el banco o lo que tengas). En el movimiento del grupo en estado de pánico agitado, no hay modo de que cada miembro vea el líder; en cambio, cada cual suma su individualidad al todo, a la manada unitaria. Y esta coordinación es tan fundamental para la supervivencia que, como otros comportamientos de supervivencia, los caballos lo practican en sus juegos. Uno de los juegos favoritos de los potros es coordinarse, en pares o en pequeños grupos, practicando su intuición del próximo movimiento, hasta que se comportan como bailarines en perfecta sintonía o nadadores sincronizados.

Esto también lo hacen con nosotros, tanto a nivel emocional ( de calma, nervios, juego y demás) como a nivel físico. He visto a un potro y a un bailarín echarse al suelo simultáneamente, rodar y extender sus extremidades una tras de otra en perfecta armonía durante 20 minutos y ninguno de los 2, ni tan siquiera el bailarín, podía decir quién dirigía el show. Lo hacían juntos y nada mas.

Su deseo de coordinación es, yo creo, la enorme base que nos habilita para manejar y montar a los caballos. En un caballo que conozcas bien, puede haber un sentimiento de casi unidad mística en la que el caballo parece adivinar tus pensamientos bastante antes de que tu le des cualquier ayuda. De hecho, si preparas a un caballo joven, lo hace incluso en la primera ocasión de ser montado, moviéndose con extrema sensibilidad a las indicaciones de hacia donde os vais a dirigir, transmitidas solo por tu cuerpo. Las “ ayudas”, entonces, recobran su verdadero significado: ayudan a clarificar el tema, cuando los movimientos de tu cuerpo no son suficientemente específicos para provocar en el caballo los movimientos deseados, o cuando el caballo ha perdido momentáneamente el deseo, normalmente tan vital para el para ir contigo en coordinada armonía.

El confort es un punto importante aquí. A los caballos les gusta sentirse confortables. Las ayudas son pequeñas irritaciones que el caballo evita moviéndose. Algunos jovencitos intentan desprenderse de ellas de otros modos al principio, como si de moscas se tratara, mordiendo o pateando tus pies, o sacudiendo sus cabezas. De todos modos, si continuas insistiendo, sin incrementar la intensidad de la señal, y paras inmediatamente solo cuando el movimiento deseado ocurre, el caballo rápidamente aprende donde reside el confort; la próxima vez se moverá mas pronto, antes de que las ayudas lleguen al punto de la irritación. Las ayudas efectivas deben estar correctamente temporizadas, bien puestas y deben ser intermitentes, vibratorias. La presión sostenida, que se incrementa gradualmente, solo provocan que el caballo responda con tensión.

La ausencia de tensión es crucial para obtener la respuesta de escapar a la presión, porque un músculo tenso no cede a la presión: todavía se tensa más. Esto no es una característica peculiar de los caballos ( lo siento, Monty), sino el resultado de los reflejos espinales que nosotros y otros animales también poseemos. El caballo tenso se tensa mas en contra de la presión, o incluso se mueve hacia ella. Cuando está relajado, escapa de ella. No tiene que aprender, como a veces se cree, a escapar de la presión, si tu sabes como, cuando y donde aplicarla. El caballo joven normalmente parece hacerlo, simplemente porque pierde la tensión cuando la situación deja de ser desconocida. Si está verdaderamente libre de tensión, responde a las ayudas perfectamente la primera vez que lo montas. Al ser tan bueno coordinándose, cualquier tensión por tu parte inducirá tensión en el.

Otro concepto universal, a mi parecer, es el bloqueo. Los caballos entienden la idea de ser bloqueados, tanto por objetos como por accidentes geográficos u otros animales. Los potrillos bloquean los caminos de sus madres cuando quieren comer, una madre celosa bloquea a otra para que no acceda al semental; los caballos nos bloquean para que no podamos alcanzar el comedero con el cubo. Los juegos del bloqueo se usan en los juegos, así como nosotros los usamos en el picadero redondo para girar un caballo. El bloqueo dice “por ahí no”.

Sabemos que los caballos de manera natural odian la sensación de estar reprimidos, atados con cuerdas, o sostenidos firmemente. En nuestra ansiedad por el control, nos provocamos problemas justamente por hacerlo. Entender el bloqueo, vierte una luz diferente sobre el efecto de un ramal: le recuerda al caballo que no debe irse o comer hierba cuando otros intereses predominan en la coordinación contigo. Para el resto del tiempo, no lo necesitas. Similarmente, las riendas no significan control por presión constante sino que son un canal de comunicación a través del cual coordinas tu mano con la cabeza del caballo, ocasionalmente bloqueando su movimiento solo con parar tu mano. Un caballo voluntarioso se adiestra mejor bloqueando sus movimientos indeseados, esperando hasta que acepta el bloqueo, y luego pidiéndole que siga en la dirección que deseamos, en lugar de forzarlo cuando está inclinado hacia otra cosa.

Coordinación, confort, entender los bloqueos y el lenguaje corporal: estos me parecen los factores que influencian mas en nuestras interacciones con el caballo, como una primera tentativa de las leyes Newtonianas del horsemanship. Se ponen en movimiento no solo por el gusto del caballo por ello sino además por resolver problemas satisfactoriamente, que para el significa seguridad y confort emergente. Como a nosotros, se deleitan en probar su conocimiento en experimentos guiados mas que en aprender forzada e insistentemente. A estos principios, debemos añadir un entendimiento apropiado de cómo los músculos, el cuerpo y el equilibrio funcionan si queremos trabajar bien juntos.

Aunque este análisis es, ahora mismo, provisional, estoy alentada por su simplicidad ( las leyes naturales tienden a ser pocas y simples: son sus interacciones las que dan lugar a la complejidad y variabilidad) y por la rapidez y comprensión con que la gente aprende cuando son enseñados bajo estos principios.

La verdadera doma natural, por lo tanto, no es un esquema de enseñanza, a pesar de estar bien construido, sino mas bien una dedicación al análisis del comportamiento natural del caballo y su aplicación a las interacciones caballo/hombre. Es difícil, en contra del peso de la tradición y la naturaleza jerárquica de nuestra sociedad, descartar el punto de vista fundamentalmente humano, así como es difícil sentir a la tierra girar y orbitar. ¿El sol sale, verdad? Pero el análisis sutil permanece certero a los hechos. No tenemos que descartar el conocimiento costosamente adquirido en el pasado, el entendimiento del movimiento y del equilibrio, la progresión de determinados ejercicios hacia determinados fines, el modo de enseñar con éxito. Esto es tan válido como las observaciones de los antiguos sobre el movimiento de los planetas. Pero el armazón teórico en el que estaban apoyados ha dado siempre problemas tanto a los que tienen falta de la mágica intuición que poseen unos pocos con suerte como a los que poseen años de dedicada experiencia, por la simple razón de que es incompleto. Por supuesto que yo no lo tengo, pero ya es hora de que pensemos en él.

CONOCIMIENTO DEL CABALLO – Lucy Rees

1. Objetivo

Este curso ofrece una visión holística del caballo, su mantenimiento, manejo yentrenamiento para optimizar tanto su bienestar físico como psicológico. Nuestroobjetivo es dar un entendimiento lógico y racional, teórico y práctico, que forma la basede una vida profesional con caballos; formar alumnos/as con criterio, imaginación y unacapacidad de extracción de las nociones básicas.En la práctica, deben saber cómo mantener un caballo, domarle y montarle a nivelbásico. No podemos profundizar en las domas avanzadas; nuestra meta es perfeccionarla base que tienen en común, ya que la mayoría de los problemas que surgen a nivelesaltos resultan de la falta de esta base. El sistema que se usa para enseñar la monta serámuy útil para quien quiera trabajar en una hípica.
2. Distribución del curso

Total: 160 horas lectivasHoras teoría: 80Horas práctica: 80
Horas diarias: 8 (4 mañana y 4 tarde)
– Mañana: 4 h: Parte teórica (con vídeos, apuntes, ejemplares, etc)
– Tarde: 4 h: Parte práctica
– Lugar: Centro Equilibre Gaia, Santa Perpètua de Gaià (Tarragona)

Distribución diaria

Días lectivos totales: 20, distribuidos en:
Junio: del 21 al 27Octubre: del 4 al 8Noviembre: del 22 al 25Diciembre: del 13 al 16
3. Prácticas

Según el caballo, las prácticas constan de:
– Las técnicas de rienda larga- El uso de obstáculos en el suelo- Cargarles en el remolque- Doma de potros- Perfeccionamiento de la monta: – la monta natural o a pelo- la monta básica (pista)- la monta de exterior-También durante las prácticas, sobre la marcha, se tratarán cuestiones que se vayanpresentando como: lesiones, capas, razas y defectos de morfología.
4. Alumnos

Este curso va dirigido a personas que quieran obtener una buena base para empezar unavida profesional ecuestre o mantener sus caballos a dicho nivel.
Requisitos para poder realizar este curso:1. Poseer el título de bachillerato o equivalente (Este año, al no vincularse la universidad, este requisito no es imprescindible)2. Experiencia con caballos mínima de 3 meses
A lo largo del curso, cada alumno deberá realizar uno o dos informes relacionados conun tema propuesto.La asistencia al curso no otorga automáticamente su superación. La superación delcurso dependerá de una evaluación contínua por parte de los profesores.
5. Profesorado

Los profesores han sido seleccionados no sólo por su nivel profesional, sino también por su habilidad de transmitir sus conocimientos de manera sencilla y práctica, y su conocimiento de las realidades del mundo ecuestre.

Para esta edición 2.010, el equipo docente está compuesto por:

– Lucy Rees: Etóloga equina, domadora y profesora de monta natural- Raquel Villares: Domadora, profesora de monta natural e Ingeniera Técnica Agrícola- Ignacio Corradini: Veterinario- Sílvia Martí-Korff: Veterinaria- Lorenzo Alvarez: Veterinario especializado en nutrición- Matilde Duch: Veterinaria dentista- Anna Bardagí: Osteópata humana y equina- Marc Sánchez: Herrador

6. Programa del curso
Semana 1: Junio: BLOQUE COMPORTAMIENTO

Lunes 21 junio: Introducción: el caballo en su entorno ( Lucy Rees)(Objetivo: entender los problemas que confronta el caballo en su vida comoherbívoro muy apreciado por los depredadores)Evolución y adaptación de los animales: la selección natural y el nicho ecológicoLa evolución del caballoSus características físicas y psicológicas vistas como adaptaciones a su forma devida naturalAdaptación individual: el aprendizaje y el entrenamiento físicoLos límites de la adaptabilidad: el concepto del estrés y límites
PRACTICA: observación, acercamiento, cómo empezar a amansar a un caballo que noha sido tocado nunca. La monta natural, las ayudas y su aplicación.
Martes 22: El caballo en nuestras manos: La doma básica ( Lucy Rees)(Objetivo: entender qué presupone la doma y las técnicas involucradas)El aprendizaje en la doma y el manejoSistematización del trabajoPrimera doma: tradicional o picadero redondo
(Mucho de esto se trata en las prácticas. Aquí tratamos con los aspectos más teóricos)
PRACTICA: Doma de potros. Monta natural.
Miércoles 23: Sistema nervioso (Lucy Rees)(Objetivo: basar el manejo en el entendimiento científico sencillamente explicado)Divisiones del sistema nerviosoTransmisión del impulso y neurotransmisoresLa organización del cerebroComparación con el cerebro humanoEl sistema nervioso periféricoLos órganos sensorialesVistaOlfatoOído
GustoTacto: cómo actúa nuestra presión en el sentido del tacto del caballo
VibracionesPropiocepciónPercepciónPercepciones de peligroEl espacio individual
PRACTICA: los órganos sensoriales y conceptos de manejo basados en los sentidos delcaballo. Doma de potros. La monta básica (pista).
Jueves 24: Motivación, hormonas y comportamiento ( Lucy Rees)(Objetivo: entender los niveles de organización del comportamiento)Reflejos, patrones de acción fijos, patrones innatosComportamiento apetitivo y motivaciónLas hormonas y sus efectos en el comportamientoLas feromonas
PRACTICA: Doma de potros. La monta básica (pista)
Viernes 25 (mañana): El aprendizaje (Lucy Rees)(Objetivo: entender los mecanismos del aprendizaje y su importancia en la doma)
BLOQUE ETOLOGIA: (Objetivo: el entendimiento del comportamiento equino reside en su lógica en la naturaleza)
Viernes 25 (tarde), sábado 26 y domingo 27: Visita a dos manadas de caballos salvajes(Lucy Rees)
Viernes 25:Teoria: Historia de la etologíaConceptos etológicosCómo recoger datos de campo científicos
Sábado 26: Teoría:El caballo salvajeLa lógica de su psicologíaSu organización social: banda natal y banda de solterosRangos y actividades diariasDispersión de los jóvenesCoordinación de actividades y movimiento; liderazgo
Comunicación: vocalizaciones y lenguaje corporalExpresionesEl aprendizaje en la vida naturalEl caballo doméstico:Cambios de comportamiento: las jerarquías de dominanciaLas diferencias entre caballo y humano sobre la dominanciaEl estrés y los estereotipos
Práctica: Observación de las manadas
Domingo 27: Práctica: Observación de las manadas, recogida de datos de campocientíficos, elaboración de un etograma equino.

Semana 2: Octubre: BLOQUE MANTENIMIENTO:

Lunes 4: Anatomía y fisiología del caballo (Ignacio Corradini) (4 horas)(Objetivo: entender de manera básica y práctica cómo funcionan los diferentessistemas del cuerpo, sin detenerse en nomenclatura compleja y poco útil)
Las exigencias de la vida y el concepto de homeostasisLa piel y el control de la temperaturaEl sistema respiratorioLa circulación
PRACTICA: Reconocimiento de los signos vitales (2 horas)Doma de potros (Raquel Villares) (2 horas)
Martes 5: Anatomía y fisiología del caballo (Ignacio Corradini) (4 horas)La excreciónEl sistema inmunológicoEl sistema reproductivoEl crecimiento
PRACTICA: Identificación de estructuras internas desde el exterior del caballo (2 h)Monta (Raquel Villares) (2 h)
Miércoles 6: Bienestar (Ignacio Corradini) (4 horas)(Objetivo: entender los deberes de un cuidador; reconocer problemas de salud y cómotratarlos)ParásitosVacunasCuidados diariosReconocer y primeros auxilios en casos de heridas, cólicos, infosura, …El botiquín
PRACTICA: Demostración por el profesor de cómo y dónde pinchar y de los diferentestipos de vendajes (2 horas)Doma (Raquel Villares) (2 horas)

BLOQUE LOCOMOCION:

Jueves 7: La locomoción: el sistema músculo-esquelético(Silvia Martí)(Objetivo: entender cómo se mueve el caballo sin jinete)Hueso, ligamento, tendón, músculo: sus propiedades y funcionamiento juntosEsqueleto y ligamentosLas cadenas musculares y su función en el movimientoEl equilibrio y sus cambiosLos aires y el saltoManeras de cambiar de dirección y velocidadLa reunión naturalLa morfología y el movimiento
PRACTICA: Identificación de estructuras anatómicas importantes, observación demovimiento en caballos diferentes y relacionarlo con la morfología.Monta (Raquel Villares)
Viernes 8: El movimiento con jinete (Silvia Martí)(Objetivo: entender los problemas biomecánicos que presuponen el llevarpeso y cabezada)Las dificultades de llevar el peso de un jineteEl cambio de equilibrioLa recuperación de la agilidad en el caballo montadoEfectos emocionales sobre el movimientoLa biomecánica del buen movimiento y el mal movimientoLas lesiones, los problemas de comportamiento y cambios de musculaturaproducidos por el mal movimientoLos efectos de las riendas
PRACTICA: Las monturas y el control de su aptitud para el caballo (aprender a escogerla montura más apta para cada caballo).Doma (Raquel Villares).

Semana 3: Noviembre: BLOQUE MANTENIMIENTO (Continuación):

Lunes 22: De 9 a 11h: PRACTICA: Doma (Raquel Villares)De 11 a 13h: PRACTICA: Monta (Raquel Villares)
De 14:30 a 18:30: Los dientes del caballo (Matilde Duch)(Objetivo: Entender e identificar las diferentes estructuras que conforman la denticióndel caballo. Importancia de un buen estado dental para la salud general del caballo)
El caballo como herbívoro: sus dientesLos dientes y la edadConsecuencias en la salud del caballo por un mal estado dentalExamen del estado dental de un caballo
Martes 23: De 9 a 13h: Estado muscular del caballo. Masajes (Ana Bardagí)(Objetivo: Analizar el estado muscular de diferentes caballos y aprender a mejorarlocon diferentes técnicas de masaje)
La osteopatíaEl estado muscularEstiramientos
De 14:30 a 16:30: PRACTICA: Ana Bardagí:Aprendizaje de estiramientos antes y después de la doma/monta.Aplicación y aprendizaje de técnicas de masaje.
De 16:30 a 18:30: PRACTICA: Raquel Villares: Monta
Miércoles 24: De 9 a 13h: Las extremidades del caballo (Marc Sánchez)(Objetivo: el entendimiento y cuidado de las diferentes estructuras que forman lasextremidades )Las extremidades anteriores y posterioresAnatomía y funcionalidad del pie del caballoEl herraje y sus efectosEl pie descalzoProtectores y vendas
PRACTICA: De 14:30 a 16:30: Marc Sánchez: La preparación del caballo para la visitadel herrador; posiciones óptimas para la manipulación de las extremidades; análisis deherrajes y pies descalzos en distintos caballos y cómo afecta a su movimiento.
De 16:30 a 18:30: Raquel Villares: Enseñar al caballo a entrar en el remolque.
Jueves 25: De 9 a 12h: PRACTICA: Doma: Raquel Villares
De 13:30 a 17:30: Nutrición y alimentación (Lorenzo Alvarez)(Objetivo: Entender el sistema digestivo del caballo y reconocer los alimentos másaptos para él)El sistema digestivoAlimentos y nutrientesNecesidades nutritivas según el tipo de caballo: cálculo de raciones.Trastornos producidos por una mala alimentación: cólicos, infosura,osteocondrosis, problemas de crecimiento…
PRACTICA: De 17:30 a 18:30: Identificación de alimentos adecuados (RaquelVillares)

Semana 4: Diciembre:BLOQUE COMPORTAMIENTO (Continuación):

Lunes 13: Diseño de instalaciones adecuadas y condiciones de vida (Lucy Rees)(Objetivo: comparar los diferentes sistemas de mantenimiento y sus problemas.Analizar cómo afectan las condiciones de vida al comportamiento del caballo)

TEORIA: de 9 a 12 h: Sistemas de mantenimientoManejo de pastos limitadosInstalacionesLa cuadra y su mantenimientoPRACTICA: de 12 a 13 h: Evaluación de las instalaciones del centrode 14:30 a 17:30: Doma de potrosTEORIA: de 17:30 a 18:30: Los machos en la hípica: ¿cuándo castrar?La cría en la yeguada.
Martes 14: Análisis de problemas de comportamiento (Lucy Rees)(Objetivo: reconocer las raíces de los problemas más comunes y cómo resolverlos)
TEORIA: De 9 a 11h: Dolor: de dientes, del dorso, de compensacionesCría inadecuadaCondiciones inadecuadasMal manejo desde el suelo
Tensión
PRACTICA: de 11 a 13h: Monta de exterior
TEORIA: de 14:30 a 16:30: La mala montaArreos inadecuadosMal aprendizaje (resabios) y abuso del castigoTrastornos hormonalesTraumaPRACTICA: de 16:30 a 18:30: Análisis y solución de casos de caballos problemáticos.
Miércoles 15: Principios de la doma (I): Preparación física y psicológica del potroLucy Rees:(Objetivo: entender el principio y desarrollo de la doma y las diferentes etapas quedefinen la doma de un potro)
TEORIA: De 9 a 11h:
Introducción: La primera domaPrimera fase: pie a tierraSegunda fase: primeras montas
PRACTICA: de 11 a 13h: Doma de potrosde 14:30 a 16:30: Monta de exterior.TEORIA: de 16:30 a 18:30: Preparación física y psicológica del potro.El potro “echado adelante”
Jueves 16: Principios de la doma (II): El árbol de la doma (Lucy Rees)(Objetivo: realizar un análisis de la doma, partiendo de la doma básica, con lafinalidad de poder llegar de manera óptima para caballo y jinete a todas lasdisciplinas)
PRACTICA: de 9 a 13h: Prácticas de monta de exteriorTEORIA: de 14:30 a 18:30: El árbol de la doma

7. Precios

El precio por día es de 60 euros. Las inscripciones pueden ser:
– Por Bloques
– Por días: Es posible asistir sólo a días sueltos, según el bloque de que se trate,con previa comunicación a Raquel Villares.

Para mas información pueden escribir a: rakelvillares@hotmail.com

Equus Caballus .es

Un entendimiento sobre caballos

Introducción

Hay que tener un conocimiento básico del comportamiento del caballo si pretendemos conseguir un entorno domestico seguro y saludable tanto para los caballos como para nosotros mismos. Se han domesticado caballos en todo el mundo durante muchos siglos y hay una gran fuente de información disponible sobre las diferentes prácticas o procedimientos recomendados de cómo conseguir unos objetivos.

A pesar de miles de años de domesticación, resultando en caballos ‘especializados’ a través de la cría artificial para la labor u ocio, los caballos siguen teniendo sus características conductuales naturales y sus programas evolutivos.

No es de sorprender que surgen conflictos de interés entre nuestros esquemas de mantenimiento o entrenamiento con los programas naturales de un gran herbívoro social, no rumiante, que se pasa el día pastando. Frecuentemente los encontramos estabulados, aislados, y alimentados con una dieta inadecuada basada en concentrados.

Hay que considerar también que su manejo y entrenamiento se basa frecuentemente en tácticas de coacción y restricción basadas en nociones de dominancia, que suelen empeorar la situación llevando al estrés o a la depresión del caballo.

Según el Dr. Paul McGreevy (1996) ‘Los caballos se resienten de las demostraciones de autoridad. Han evolucionado para reconocer rango en confrontaciones sobre recursos como el agua o la comida. Normalmente evitan situaciones aversivas o desagradables, y están siempre cautelosos de sus depredadores, su temor más grande es ser atrapado por otro animal.’

Joel Berger (1986), en uno de los estudios etológicos más completos (6 años) sobre caballos, observó que los machos eran a menudo agresivos con otros machos, pero dominancia, tan sólo se apreciaba en menos del 5% de los encuentros’ y que ‘más del 98% del tiempo de los sementales se pasa en actividades no agresivas. Concluyó en sus estudios que la dominancia dentro de una banda era de poca importancia para las hembras’.

Últimamente se habla mucho de la importancia en la aplicación de conocimientos sobre el comportamiento natural equino para la manutención y entrenamiento de caballos; sin embargo, las instalaciones (ambientes artificiales) todavía no se diseñan en consonancia con las necesidades evolutivas de los caballos, ni tampoco ofrecen condiciones de bienestar las técnicas de entrenamiento para el individuo en cuestión.

Es un hecho científico y de sentido común, que para garantizar no solo el bienestar de los caballos, si no también asegurar que están mentalmente y físicamente bien, deberíamos ofrecerles condiciones semejantes a las que encontrarían en su nicho ecológico, y a la vez ayudarles en adaptar a las limitaciones impuestas por la domesticación.

Las tradiciones ecuestres que tienen sus bases en el establecimiento de una relación cooperativa con el caballo, aparentemente se aproximan a las relaciones que se encuentran en los caballos que viven en libertad (Goodwin 1999).

Hoy día encontramos caballos viviendo en libertad en entornos muy  diferentes y en todo el mundo. Se han adaptado a la vida en islas, desiertos, montañas y llanuras. A pesar de estas adaptaciones y esos impuestos por la domesticación, debemos continuar considerando a los caballos por sus características evolutivas y sus programas naturales..

La naturaleza, la ciencia y los criterios – Lucy Rees

Para mi, la doma natural significa la aplicación del entendimiento del comportamiento natural del caballo a su manejo, doma y mantenimiento.

Por supuesto, el entendimiento del caballo ha sido gran parte del éxito de los buenos domadores desde siempre. Sin embargo, en los últimos 50 años nuestro conocimiento del comportamiento animal ha aumentado tanto que nos ha permitido desarrollar nuevas técnicas de doma más fácilmente entendidas por el caballo que las tradicionales, y evitar errores basados en la ignorancia de las capacidades del animal.

Fueron los hermanos Dorrance quien, sin el beneficio de la ciencia pero con suma sabiduría y observación, desarrollaron estas técnicas, difundidas por Ray Hunt. Los que le vieron sacaron sus propias conclusiones según su personalidad y experiencia, y así hemos terminado con una variedad de formas de doma natural. Algunos como Parelli se centran en el control; otros, como Monty Roberts, hablan más de la relación.

No es verdad, como dicen algunos, que la doma tradicional es siempre bruta. Puede ser, pero la doma natural puede ser abusada, malentendida y por eso bruta también. Es donde los conocimientos científicos nos ayudan a saber cual es de verdad natural y fácil para el caballo.

Nuestro entendimiento básico es que el caballo es un animal de presa, mientras somos cazadores. Lo que nos parece lógico no lo es para el caballo, y viceversa. Las diferencias son más profundas de lo que a menudo nos damos cuenta.

En su estado natural, los problemas de supervivencia que enfrenta el caballo se centran en los depredadores. Sabemos como sus órganos sensoriales, como su sicología, son especializados para detectar cualquier amenaza o movimiento raro. Asustados, se juntan y huyen en una masa unida que gira, acelera y evita los obstáculos de manera milagrosa, como las palomas o las truchas pequeñas. No se colisionan ni atropellan a los potrillos, cosa que para nosotros sería imposible.

El juntarse es una defensa exitosa contra los depredadores, que se confunden por no saber donde atacar. Es el animal aislado el que es vulnerable.

La huida en masa depende de tres factores: el querer estar juntos, la evitación de las colisiones, y la sincronización de la velocidad y la dirección del movimiento con los demás.

El primero, el deseo de estar en compañía, es tan fuerte en el caballo que se deprime cuando está aislado, y sabemos como buscan la compañía en seguida cuando se sienten amenazados. Si el caballo no quiere estar con nosotros, no tenemos base juntos.

El segundo, la evitación de las colisiones, necesitan aprenderlo: lo llamamos “respeto para el espacio individual”. Sabemos que al potro criado aislado, le falta este respeto o, mejor dicho, le falta esta enseñanza. Son las yeguas madres que enseñan a los potros por señalar “vete” si se acercan demasiado o rompen las normas sociales. Aunque el caballo desea tanto la compañía, no es un animal de contacto: no duermen amontonados como los perros, los gatos o los cerdos, porque este respeto está muy implantado. Acaban con una apreciación de distancia muy fina.

El tercero, la sincronización de movimiento entre individuos, es algo que ya hace el potrillo recen nacido al asustarse. Corre a su madre y mantiene la misma dirección y velocidad como ella. Luego, aprende a sincronizarse con otros potros en el juego, porque, como dice Darwin, en el juego el animal joven practica y perfecciona las pautas de comportamiento que aseguran su supervivencia como adulto.

Y una vez que tienen la confianza con nosotros, sincronizan sus movimientos con los nuestros como si fuésemos otro de su manada.

Para mi, esta sincronización voluntaria es la base de la verdadera doma natural. No tenemos que enseñarla, es la naturaleza del caballo. Funciona cuando estamos pie a tierra: se adelanta, gira y para con nosotros. Funciona igual desde arriba: si acompañamos sus movimientos, adelanta; si giramos nuestro cuerpo, gira con nosotros; si nos bloqueamos el cuerpo parándonos, se para también. Cada parte de nuestro cuerpo corresponde con la misma parte del suyo: si queremos que mueva los pies, movemos los nuestros; si queremos que pare sus manos, paramos las nuestras….

Nuestro problema es que no podemos creer que sea así. ¿Dónde esta el control? Pues, ¿dónde esta el control cuando huyen juntos, pastan juntos, se marchan al agua juntos? No hay. Cuando van al agua, es normal que una yegua madura vaya delante; igualmente, es normal que esté preñada y lactante, por eso su necesidad de agua es mayor, y los demás empiezan de copiarla por hábito si es una yegua en la cual todos confían. Pero en la huida, no es la más rápida: los jóvenes corren más, y van adelante mirando ansiosamente para averiguar que los demás siguen por detrás. Control no hay.

Lo que nos despista es que somos otro animal. Los cazadores tienen problemas de convivencia a la hora de comer, juntos, el animal que han matado. Todos tienen hambre, y si hay discusiones, son algo serios dado que saben matar, y estan armados con garras y dientes. Entonces un adulto fuerte se muestra agresivo mostrando que no vale la pena pelear con él (suele ser el macho), se pone dominante, y los demás le obedecen y le reconocen como su líder. Incluso señalan su sumisión con gestos específicos si él se enfada, intentan complacerle dándole  aseo, y le encuentran atractivo. Ya que es él quien controla todos los recursos, merece la pena cultivar buenas relaciones con él.  Además, estos sumisos reconocen el estatus de cada uno cuando hay cualquier competición, de forma que acaban viviendo en paz.

Nuestro primo más cercano, el chimpancé, se comporta así. Y hay restos de este entendimiento instintivo le la organización social tambien en nosotros, en la manera en que reconocemos la autoridad y la obedecemos, en nuestra lucha por el estatus social, en la manera en que pedimos perdón delante de la autoridad cuando se muestra enfadado, en la manera que queremos ser amigos del famoso.

Los caballos salvajes no tienen este problema, ya que no tienen competición entre ellos por la comida rica y amontonada. Su comida natural está en todos lados, y tampoco es rico. Su problema empieza en nuestras manos cuando provocamos la competición dándoles la comida rica en cubos. Pelean. Los que vencen aprenden que la agresión paga bien, mientras los que pierden aprenden que será mejor ceder. Parece que hemos creado una jerarquía de dominancia como la del chimpancé, pero es totalmente distinta.

Primeramente, el “jefe” no dicta nada salvo “vete”. No controla otros aspectos del comportamiento. Los demás no le obedecen, le evitan. Por eso, los científicos prefieren llamarlo “orden de evitación”.

Segundo, la jerarquía no asegura la paz. Los caballos siguen peleando a la hora de comer por años si no organizamos nuestro manejo para evitarlo. Científicamente, el objetivo de una jerarquía de dominancia es que se mantenga la paz, cuando todos reconocen su estatus. Muchos libros dicen que es así con los caballos. ¿No usan sus ojos? Un estudio científico da los números de agresiones que se dan entre caballos durante una hora (orejas atrás, embistes, mordiscos, coces): caballos salvajes, 0.025; caballos domésticos a la hora de darles pienso, 47. Son los depredadores, como los perros, que llegan a una jerarquía pacífica después de una sola buena pelea. Los caballos no. Si utilizamos nuestros ojos para mirar en vez de leer fantasías, lo vemos en seguida.

Tercero, el jefe no es el líder del grupo. Esto esta probado muchas veces por los científicos, aunque todavía muchos que no saben, dicen que sí. Creo que han visto que cuando llaman a sus caballos domésticos para comer, viene el jefe adelante. Pero es porque los demás están evitándole. Cuando escapan es  cuando se revela el líder verdadero, que es otro caballo al que siguen los demás. No les gusta el jefe, le evitan.

Cuarto, cuando hay un semental, no es el jefe, ni el líder (también, muchos estudios científicos lo prueban). Las yeguas le dan caña, aunque es el más fuerte y el más experto en pelear.

Quinto, y casi lo más importante, es que los caballos no tienen señales de sumisión. Por eso, no entienden la obediencia como concepto, ni la autoridad.

Desafortunadamente, muchos creen que los movimientos de la boca, como si el caballo fuera comiendo, y el bajar la cabeza mientras anda, son señales de sumisión. Esta creencia ha dado como resultado el abuso de ciertos caballos en el picadero redondo y muy mala fama para este trabajo entre los científicos. Por eso, necesitamos examinarla en detalle.

No hay ninguna base para esta idea. Ningún estudio científico ha conseguido encontrar señales de sumisión equino (excepto la evitación) a pesar de tener ojos profesionales sobre el tema por miles de horas.

Son estiramientos de los músculos que el caballo contrae fuertemente cuando está tenso, a menudo por miedo. Levanta la cabeza por contraer los músculos de arriba; cierra muy firmemente la boca, que se seca debido a la adrenalina; contrae todos los músculos de su dorso y no puede meter sus pies por debajo de la masa. Cuando se da cuenta que no hay peligro ni amenaza, se encuentra incómodo por estas contracturas, y recupera su comodidad estirándolos. Mueve la boca suavemente, recuperando el flujo de la saliva. Estira su cuello abajo para estirar el dorso, como nos doblamos para estirar el nuestro. No son señales sociales, el caballo hace lo mismo cuando está sólo.

Todos los que hemos visto las peleas entre caballos a la hora de comer, sabemos que cuando un “jefe” arrincona uno tímido, le hace daño precisamente porque el tímido no tiene manera de decir “no me ataques, me rindo ya” – es decir, no tiene señales de sumisión que apagan el ataque. Nunca le vemos bajando su cabeza al suelo en este momento. Si no puede escapar, será atacado. Es por miedo a que esto ocurra por lo que muchos se niegan a soltar sus caballos con otros.

Además, si un caballo huye de otro animal, ¿no seria un suicidio señalar su sumisión después de un rato aunque el animal no le ataca abiertamente? Así el lobo tendrá sólo que trotar por detrás de un caballo para que el pobre señale su sumisión y se deje comer. Un animal de presa no se somete a un dominante o un agresor: huye. No es un chimpancé.

Tampoco un caballo sigue a un dominante: le evita. De todos los domadores de esta época creo que es sólo Mark Rashid que ha visto la diferencia entre la dominancia y el liderazgo y sus efectos sobre el caballo.

Uno de los problemas que sufre la doma natural es el comercialismo, las máquinas de publicidad que algunos han creado para hacerse famosos, ganar nuestra admiración, y rendirnos ciegos a la evidencia de nuestros propios ojos y sentido común. No cuesta ver la evitación del jefe enfadado, ni que los caballos siguen peleando a la hora de comer. No cuesta mucho ver que si tenemos que repetir una serie de ejercicios por años, no estamos usando un sistema natural sino una forma de aprendizaje, por lo bien que se a hecho. No cuesta mucho entender que para un animal que depende de sus pies para su vida, forzarle al suelo será una trauma (Si quieres la ciencia, el caballo queda pasivo en este punto por una subida fuerte de la beta endorfina, morfina producida por el cerebro cuando estamos en un estado de shoc. También hay una subida fuerte de cortisol, que significa que el animal está altamente estresado. Algunos no saben del cortisol y piensan que el caballo está placidamente hipnotizado, cosa que tampoco puede ocurrir en un cerebro de tipo equino. Para los que practican el “imprinting” de forma fuerte, lo siento, pero el potrillo está súper estresado lo mismo si le tumbamos forzado.)

Otro de los problemas es que es difícil llegar a los estudios científicos que pueden salvarnos de tales errores y malos tratos. Y tengo también una queja a los científicos mismos: han ido cambiando la definición de la palabra dominancia hasta que no quiere decir lo que correctamente entendemos. Es decir, incluso si llegamos a los estudios, es demasiado fácil malentenderlos si no tenemos la formación necesario.

Sin embargo, hay muchos estudios que prueban que no es sólo nuestra opinión personal que dice que ciertas prácticas son buenas y otras no tanto. Está comprobado que el caballo mantenido en pasto con compañía es más fácil para domar que su hermano mantenido aislado en cuadra, y que el caballo con estereotipias aprende más despacio que el normal.. Los etólogos critican, y con razón, el domador que entra al picadero redondo con un caballo ya aterrorizado (cosa bastante normal aquí debido a la serreta), le arranca a galopar con un actitud dominante, y el pobre pasa horas galopando hasta que se agota. Critican, y con razón, la práctica de tumbar los caballos y malinterpretar su estado de shoc profundo. Han demostrado que en la recuperación de los caballos maltratados, el uso del refuerzo positivo (premios) tiene más éxito que los refuerzos negativos (la aplicación y cesión de presiones). Y están, con razón, muy enfadados que una serie de tales ejercicios está ahora vendido sobre el título “etología equina”. La etología es una disciplina académica que se estudia durante años. Un etólogo eminente dice “ llamar a esto etología es como acreditar como farmacéutico a un vendedor de aspirinas”.

Creo que todos nosotros aficionados de la doma natural, queremos evitar los malos tratos tanto psíquicos como físicos y buscamos las soluciones en la doma natural. Espero que estemos más aficionados a la verdad que a las exageraciones y a la falsedad. Pero, cuando hay  diferencias entre los profesores ¿a quién creemos? ¿Cómo vamos a unirnos contra el enemigo de afuera, como hacen los caballos? No digo que hay sólo una forma de practicar, al contrario la doma natural se practica dentro de todas las formas de doma; tenemos cada uno nuestra personalidad y cada uno tiene que encontrar un estilo de trabajo que se le adecue que no tiene porque ser igual para todos. La yegua, el semental, el potrillo, los jóvenes, tienen papeles distintos en la manada, sin embargo es una manada. Para enfrentarnos con los malos tratos de la doma bruta, tenemos que unirnos. La unión es la fuerza, como saben los caballos.

Por eso, me alegro mucho de ver esta revista, que nos da la oportunidad de hablar abiertamente de estas diferencias, examinar las bases de nuestras prácticas, aprender unos de otros, evitar las colisiones y avanzar unidos respetando nuestros papeles distintos. Espero que podamos basar nuestras prácticas en los conocimientos científicos comprobados con los cuales no hay discusión, aunque los ponemos en práctica en estilos distintos. Esta parte es para nosotros los profesores. Como los caballos, no estamos en competición unos con otros sino todos contra los malos tratos.

Para los aficionados y principiantes, el mejor consejo que tengo es: usa tus ojos. Observa. Pasa tiempo entre los caballos, no pidiéndoles nada ni intentando interpretar su comportamiento desde el punto de vista chimpancé. Observa. Cuando sabes ver si el caballo está bien y a gusto, es cuando puedes juzgar si el trabajo está bien hecho o no. El caballo mismo es nuestro mejor profesor, y los catedráticos están sueltos en la montaña viviendo como dios manda. Cuando los estudiamos, es cuando nos damos cuenta cuanto nuestro manejo, mantenimiento y monta puede trastornarles si no seguimos el camino natural.